“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 21 de mayo de 2010

Entre las redes del verbo

Icarus, 2006 - VINCENT FANTAUZZO

La palabra expira entre voces
que jamás volverán a nacer,
como si el eco del tiempo
se hubiera detenido ya,
como si muriera la eternidad
entre las redes del verbo.

La voz agoniza lentamente,
casi sin llegar a darnos cuenta
que los frágiles hilvanes de fuego
quemaron la cera de nuestras alas
hasta dejar caer la piel, ya cadáver,
en un cruel silencio de cenizas.

10 comentarios:

  1. Ufff, somos polvo ceniciento, mortaja y luto.
    Será que hay que pescar la eternidad del verbo.
    Excelente.
    Cálido abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cruel silencio de cenizas...


    Cuando los enredos, no dejan de serlo, uno acaba enmarañado...

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. no me gusta la ambigüedad del silencio...a veces es cómplice de oscuras intenciones
    prefiero las palabras, aunque sea una

    ojalá fueramos telépatas, así el lenguaje sería sólo un uso de emergencia...pero él es nuestra herramienta y con ello nos identificamos...humanos

    besos
    ten un precioso fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Siempre iluminas con tus poemas el aroma literario poeta... Maestro..

    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos...


    Que disfrutes de un buen fin de semana... mis mejores deseos..

    ResponderEliminar
  5. LLegará, me imagino, tarde o temprano, el tiempo a hacer de las suyas con nuestro corazón; tornándo bajo el sol de las primaveras por venir en ïcaro al alma con las alas derrotadas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Silencio de tus veros nunca.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Tus palabras y tus versos
    tienen alas pero no se
    quemarán como las de Ícaro,
    volarán siempre.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Desgraciadamente, hay voces que gritan en el desierto.

    Buen finde

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Que ocurrirá con la palabra, cuando muera la eternidad?
    Disfrutemos de tu poesía mientras esperamos lo desconocido...
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. A veces la palabra cae al vacío como Icaro.
    Otras renace de sus cenizas como el ave Fénix.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.