“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 15 de enero de 2010

Un efímero beso

The Kiss, 1927 - MAX ERNST

Basta un gesto,
un pensamiento,
un solo suspiro,
una tierna mirada,
una delicada palabra,
una sola caricia,
un cómplice silencio,
un efímero beso,
para sentirse vivo
y convertirse en oasis
en mitad del desierto.

19 comentarios:

  1. Algunas veces con muy poco se consigue todo. Un beso puede serlo todo en un solo instante.

    Saludos y un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Así es,
    te rescata
    de lo que no eres,
    ...y te trae a tí.


    Un abrazo a tu sensibilidad, Noray

    ResponderEliminar
  3. Asi tal cual, asi como lo describes lo suspiras y lo sientes... te beso.


    cariños
    muakkkkkkkkkkkkkkkkkk
    buen finde.

    ResponderEliminar
  4. El amor en su efímero pasar por la vida. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy con el poeta,
    que un efímero beso es una felicidad infinita...

    ResponderEliminar
  6. absolutamente cierto
    que pena que se mezquinen en estos tiempos

    besitos para vos POETA

    ResponderEliminar
  7. Buenísimos versos poeta, en este oasis de tus letras..

    Un abrazo
    Saludos fraternos

    Que tengas un buen fin de semana..

    ResponderEliminar
  8. Siempre vengo a leerte en cómplice silencio…a beber del agua y la brisa fresca de tus versos…besos

    ResponderEliminar
  9. El alma
    en un
    beso.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que cuanto pides en cada uno de estos bellos versos, repose sobre cada uno de nosotros y haremos del desierto una selva amazónica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Si señor, es tal como lo dices.
    Un beso puede resucitarnos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso poema, basta respirar tus versos, para sentirse vivo!
    Besos,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  13. .. así lo creo..

    .. bello..

    .. feliz finde..

    ResponderEliminar
  14. Em dius que només
    en manca un
    per fer del desert un oasis,
    i el dubte em creix.
    Em dius un pensament,
    i jo innocent,
    et pregunto,
    amb qui pensem?
    Em dius un sols sospir,
    i jo sense mentir,
    et pregunto,
    per qui sospiro?
    Em dius una mirada,
    i amb ella descarada,
    et pregunto,
    a qui mira?
    Em dius una paraula,
    i aquesta baula,
    et pregunto,
    amb qui parla?
    Em dius una carícia,
    quina delícia,
    et pregunto,
    a qui li fas?
    Em dius un silenci,
    quin desfici,
    et pregunto,
    amb qui el guardo?
    Em dius un bes,
    què era adés,
    et pregunto,
    a qui besares?
    Em dius que només
    en manca un
    per fer del desert un oasis,
    i el dubte encara em creix.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.