“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 21 de enero de 2010

Claroscuro


Two Men in Fog, 1958 - FRED HERZOG


Tú eras mi radiante luz
y yo tu ardiente sombra
en el horizonte del mediodía.

Tu luz era tan blanca
que cegaba mi retina
cuando te contemplaba.

Mi sombra era tan densa
que era capaz de abrazar
y abrigar tu desnudo aliento.

Ahora sólo soy ya como el claroscuro
que va disolviéndose lentamente
entre la fragilidad de tu niebla.

20 comentarios:

  1. Hoooola:
    Amigo mio, el claroscuro siempre permanece enmarcado.
    Abrazos y ¿nos vemos en Zaragoza?

    ResponderEliminar
  2. Un claroscuro perfecto, Noray. Es sabido que la sombra no existe sin la luz, y tú consigues que uno/a sienta cómo van desapareciendo ambos en la fragilidad de la niebla.
    Me fascinó la idea del poema y me fascina tu forma de plasmar en verso la intensidad de una emoción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Luces y sombras,
    no hay una sin
    la otra para habitar
    el clarooscuro.

    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta inspiración en tus letras.
    Cuanta belleza nos acercas en este día.
    Gracias por compartirla con todos nosotros.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ella era la eterna ilusión inspiradora. Muy bueno. Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Qué bello ser niebla para penetrar por cada rendija de tu puerta...

    ResponderEliminar
  7. entre luz y sombra
    el frágil puente
    de un horizonte
    que brumoso
    se disuelve

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. La luz de tu bendita tierra; muy bonito, Noray.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. un poema hemoso, luces y sombras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola, Noray:

    ¡Cuántas veces somos sombras! ¡y cuántas luz! y a veces una mezcla de todo ello, entre luz, entre sombras, disolviéndonos en llantos o en nuestros propios actos.

    Siempre es un placer leerte, Noray, tus versos son preciosos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Cuando la luz queda convertida en frágil niebla, sólo quedan suspiros para refugiarse en ellos.
    Bello poema, querido amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. La sombra depende más de la luz que del cuerpo interpuesto.
    No es extraño que con la niebla acabe difuminándose.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Amigo este poema me parece maravilloso.
    Los tres últimos versos me dejas fascinada.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Amigo Noray, si te disuelves, que sea en la verdad y en la luz. Te necesitamos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me hiciste pensar en Neruda..
    Hermosa tú.. yo altivo,
    acostumbrados uno a arrollar..
    el otro, a no ceder..
    la senda estrecha..
    inevitable el choque..

    y ahora cambiemos los finales..
    sshhh..

    ResponderEliminar
  16. Bellísimo poema Noray, la luz y las sombras, dispares e indisolubles abrazándose en tus versos como apasioandos amantes y debatiéndose entre el anhelo de unión y la irreconciliable distancia.

    Me ha encantado.
    Besos
    Narci

    ResponderEliminar
  17. Me encanta leerte, ese poder de nostalgia, melancolía tan bien trabajada me sorpende, tenes un don increible... gracias mil gracias por compartirlo con nosotros tus lectores... a tus pies poeta.

    cariños.
    maukkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  18. Leerte siempre es un lujo poeta..

    Perdón por mi ausencia siempre es un gusto visitarte..

    Un abrazo
    Con mis
    Saludos fraternos de siempre..

    Que tengas un buen fin de semana...

    ResponderEliminar
  19. Enlluernava veure-us
    tant contraposats,
    antagònics,
    però a la vegada perfectes
    en la vostra entrega.
    El temps,
    amic vostre com jo,
    us ha fet la malifeta
    de la rutina
    que distorsiona les passions,
    i ara us heu sotmès
    al difuminant
    desballestament
    de la vostra relació.
    No us en adoneu,
    però,
    encara és ella la radiant llum
    que et fa l’ombra més ardent,
    tant sols,
    que no us en adoneu.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.