“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 14 de diciembre de 2009

Sigue oliendo a muerte


Endymion, 1903 - GEORGE FREDERICK WATTS

Este sol de diciembre
madura mis silencios
siempre al amanecer,
cuando la serena lluvia
ha barrido ya la hojarasca,
y las palabras muertas
que la noche va desangrando
se precipitan al vacío.

Hoy he muerto ya
tantas infinitas veces,
que me ha costado
de nuevo revivir
y volver a ser flor de agua
que se abre a la vida,
cuando la humedad todavía
sigue oliendo a muerte.

15 comentarios:

  1. Ese aroma putrefacto se siente dese aquí tras tus versos, cruza el océano, y aquí está, envolviéndome, asustándome tras la cortina de lo que tantas veces temo, de lo que tantas veces siento.
    Excelente poema Noray.
    Muchos cariños!

    ResponderEliminar
  2. La vida es una regeneración continua, los instantes mueren, y un poco de nosotros se va con cada uno de ellos, pero renacemos en una nueva palabra, una nueva sonrisa, un nuevo amanecer.
    Hermosos, como siempre, tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Uno de los poemas más bellos que te he leído hasta la fecha, no hace falta decir más...

    Un abrazo
    Marian

    ResponderEliminar
  4. Siempre sorprendiendo tus poemas, maestro..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  5. Se revive aunque se muera mil veces...

    ResponderEliminar
  6. De alguna manera mi querido Noray, morimos varias veces en esta vida y de mil formas distintas!!!
    Pero desde que te leo, tus palabras siempre tuvieron vida...
    Una vez me dijiste que desnudas el alma escribiendo, en tus versos, entonces, ahora yo te pido, que no mueran tus palabras, que jamas mueran tus versos y en cuanto a tus silencios, me gustan...
    Besos llenos de luz y nunca mas me supliques si???
    Siempre estuve leyendote, siempre!!!

    ResponderEliminar
  7. Bellísimo, y el final excepcional.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Com el darrers vaixells
    d’una tardana flota,
    van marxant les fulles
    caigudes al sotabosc,
    amb les primeres pluges.
    Mortes ja elles,
    com les paraules caigudes
    per la balconada,
    de nit,
    vers un precipici fet
    de silencis i desenganys.
    Marxaré amb la darrera
    de les barques fetes fulles,
    sense mirar enrere,
    per no veure la mort que duc,
    per no veure
    l’ombra del mort que sóc.
    Si més no,
    esperaré que la nova albada
    em dugui a un lloc,
    on ni jo em reconegui
    i pugui renéixer novament
    com en una eterna
    primavera avançada.

    ResponderEliminar
  9. Aveces no hay que morir para nacer de nuevo.Tu entrada es muy buena que tu angel te acompañe siempre,en Peregrino ademas de una entrada hay una invitacion que tenas una feliz semana mucha luz.

    ResponderEliminar
  10. El putrefacto hedor de la muerte nos asola. Pobre mundo éste, que se desangra por múltiples heridas. Menos mal que todavía queda gente como tú, capaz de dar un paso al frente y denunciar las injusticias. Te admiro, compañero. Ya lo sabes, ¿verdad? Un fuerte abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
  11. Me encantan esos silencios
    que nos dejan poemas tan
    profundos como estos,
    salidos del alma, que
    admiramos y comprendemos.

    Detrás de la muerte
    está el renacer.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Hay que creer a todo lo que nos dicen

    las gentes que nos quieren,hay que creer

    que"detrás de la muerte está el renacer..."

    besos,diciembre se acaba con el año!

    ResponderEliminar
  13. Es precioso, Noray. Y con el adagio... para volar desde esa "muerte"..

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Cuando la muerte de la palabra aflora y nos arropa con el silencio que va tejiendo la paz, en ese momento surge la poesía.
    Tú la capturas y nos la ofreces en versos tan bellos como éstos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. y en cada una de esas veces que mueras
    siempre estaré cerca
    para darte mi vida
    y hacerte renacer en algún verso.

    quién sabe noray..
    si el día que te apagues..
    no me apagaré yo también.

    te abrazo maestro.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.