“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Era la última noche

Schwarzmondnacht, 1944 - KARL HOFER

Era la noche,
la noche sin estrellas
ni luz de luna,
era la noche atroz
a solas y a oscuras.

Era la noche,
la noche eterna
que vela a la muerte,
era la noche verdadera
y yo echaba mi suerte.

Era la noche,
la noche sin palabras
y el silencio me inundaba,
era la noche muda
y el desasosiego me asfixiaba.

Era la noche,
la noche de los aguaceros
y de la tormenta,
la noche del destierro
y la más cruenta.

Era la noche,
la noche del ávido océano
y del feroz desierto,
la noche del negro abismo
y del póstumo beso.

Era la noche
y el sol se desangraba
en las crestas del mediodía,
era la última noche
y yo estaba a la deriva.

13 comentarios:

  1. Era la noche.
    La noche en que murió mi madre.
    La noche en que la miré
    y la acaricié mientras moría.
    Nunca ha habido otra noche.
    Esa fué la noche.
    La noche.

    Besos, amigo Noray

    ResponderEliminar
  2. Excelente Noray. La noche suele ser un regalo para nuestros sentidos aunque a veces, algunas veces, nosotros seamos un regalo para ella.
    Muchos cariños!

    ResponderEliminar
  3. Un excelente poema como siempre, esas noches cómplices de la vida..


    Un abrazo
    Saludos fraternos...

    ResponderEliminar
  4. Hombre que me haces llorar cuando te leo... que bien dibujas y describis el vacio noche en tus letras el final de las estrellas caladas en la piel abismo de lo que fue...

    A tus pies poeta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ese sentimiento profundo del que pasara, de la ambiguedad y la desolacion se refleja en estas letras.
    Como siempre, buenos tus versos, poeta.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Se siente tanta desolación en tus versos. Creo entender por donde van. Mucho ánimo, poeta. Te acompaño en silencio, para no molestarte, pero para que sepas que estoy ahí. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. .. me gustó ese bello cuadro y esa descripción de una noche, última, a la deriva..

    .. un abrazo..

    ResponderEliminar
  8. El texto, por repetitivo, es hiriente, se clava en lo más profundo.

    La imagen, excelente, muy bien escogida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Se me olvidó: la música de Paul Taylor, ese lamento/saxo, fenomenal.

    Una entrada en conjunto excelente.

    ResponderEliminar
  10. Noches que no se olvidan.

    Tus versos son el llanto
    de un alma herida.

    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Tristeza, desgarro y soledad en esa última noche. Llega al alma tu poema, y la repeticion del verso le da una fuera extraordinaria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. puedo quedarme contigo esta noche?
    y la noche de mañana..
    y otra noche en la que llores..
    y esa noche.. en que se abran las heridas con el alba.

    puedo quedarme?

    ResponderEliminar
  13. Consigues adentrarnos en la noche, la del alma, la más oscura y misteriosa... ausencia de luna.

    Un beso,
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.