“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

domingo, 15 de noviembre de 2009

Camino del olvido

Soledad, 1955 – PAUL DELVAUX

Sangra la luna,
quién fuera sol para consolarla.

Regresa el atardecer y azota el viento
camino del olvido.

Vuelve la madrugada,
muere el eterno silencio.

14 comentarios:

  1. Quiero noche sin sombras, quiero noches con soles, y amaneceres con lunas...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Todo vuelve a renacer cuando la madrugada. El silencio de la nopche nos ha permitido recuperar fuerzas y enfrentrarnos a la cruda realidad de nuestra vida, poeta.

    ResponderEliminar
  3. Siempre gira el silencio tras la muerte.
    Es hermano de la guadaña.
    Es camarada de la penumbra.
    Madre del dolor.

    ResponderEliminar
  4. .. Noray, escribes muy bien..
    .. un abrazo, poeta y buena semana..

    ResponderEliminar
  5. Muere el silencio, pero renace en tus versos.. magistralmente escritos.. Maestro..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que tengas una semana lena de éxitos...

    ResponderEliminar
  6. una luna sureña os guiña el ojo
    abracitos de plata POETA

    besitos de luz

    ResponderEliminar
  7. Y sin embargo el silencio jamás muere.
    Excelente Noray.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  8. Muere el silencio, pero
    renace cada amanecer
    con los rayos del sol
    y cada anochecer
    con los claros de luna.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un pájaro nos da la noticia... todo vuelve a empezar
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Cada día aparece en nuestro horizonte el sol de la ilusión.
    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar
  11. Qué regalo de voz y esperanza nueva con sabor a 'distinto sonido' en lo que tuvimos y conocimos, nos regalas con esta música Noray,...



    ...muchas gracias.




    Tus palabras ya las abrazan todos tus días con palabras.




    (...qué bien...con el imperdible de la imagen...)






    Muy buenos días.

    ResponderEliminar
  12. Sol y luna, condenados eternamente a no poder estar juntos, a no poder consolarse nada m´´as que a distancia, a no poder abrazarse.

    Preciosos,como siempre, tus versos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Noray:

    Versos de rueda.
    ¿Qué es la noche?
    ¿Qué es el día?
    ¡Espera!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. My eterno prisionero.
    Si sangraran tus versos
    me bebería a sorbos el elixir de tu poesía.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.