“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 24 de octubre de 2009

Este enorme nudo

La madeja, 1960 - ANTONIO PADRÓN

“Vuelvo a la vida con mi muerte al hombro”

BLAS DE OTERO

Regreso al alba,
después de surcar esta odisea
antropófaga y descarnada
en la que se ha tornado la noche,
y me despojo de las profecías
que evocan todos los sueños
y, de nuevo, me encuentro solo
desenredando este enorme nudo
que despedaza mi razón.

16 comentarios:

  1. El temido amanecer, con la luz se apaga la magia, un lujo de poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Nudos que nos ahogan el alma, sumergiéndonos en soledad con la compañía de la tiniebla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Acaso no encontraste las palabras que te vistan en el día, o los suspiros que te tapen en la noche.
    Quizá la luna no era tal luna
    y el silencio se descompuso en melodías...
    La cuerda te ató, pero nunca ahogaba.

    ResponderEliminar
  4. Sentido poema.. poeta..

    Muy bueno.

    Un abrazo
    Saludos fraternos

    Que tengas un buen fin de semana...

    ResponderEliminar
  5. Parece increíble, pero cada día escribes mejor. Eres un lujo para los sentidos, sinceramente. Y qué música pones, Dios mío...

    Besos nostálgicos con sabor a guinda,

    B.

    ResponderEliminar
  6. Sigue la noche
    dentro del alma,
    viviendo el silencio
    dentro del corazón,
    aunque torne el alba.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  7. Después de cualquier travesía,terminamos por encontrarnos a solas con nosotros mismos,porque esa es nuestra más próxima compañía.Nuestros poemas son un encuentro con nosotros mismos y lo bueno es que podemos compartir nuestra interioridad y reflexión.
    Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  8. Mal se deshacen esos nudos, mal...

    ResponderEliminar
  9. Nudos y más nudos... que se enlazan, el verso produce ahogo ¡Arriba el ánimo!
    Un abrazo sin nudos gran poeta

    ResponderEliminar
  10. ESTE AÑO, DESPUÉS DE LA MUERTE DE MAMÁ, MI AMANECER SIGUE SIENDO NOCHE. ANDO A OSCURAS INTENTANDO VER UN RAYO DE LUZ POR DONDE PUEDA COLARME HACIA EL ALBA. ESPERO VERLO PRONTO!!!

    UN BESO, HERMANO. A PESAR DE LO TRISTE QUE ME DEJA, EL POEMA ES PERFECTO.
    ME GUSTA VER NUESTROS PINTORES CANARIOS POR TU BLOG.

    ResponderEliminar
  11. hay amaneceres que nos conocen...


    abrazos

    ResponderEliminar
  12. Le compañaba la soledad, su soledad.
    Abrazos, genio.

    ResponderEliminar
  13. aunque tú ya lo sabes..
    no estás solo..
    nunca estarás solo..

    pero si necesitas ese rato
    a solas con tu silencio..
    me quedo aqui,
    y te miro desde la distancia.

    ResponderEliminar
  14. Por muy vivida que sea la noche, al final, el alba siempre nos deja solos con nosotros mismos. No podemos escapar de nuestro nudo porque nuestro nudo forma parte de nosotros.
    ¡Desenrédate!

    Besos.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.