“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 31 de octubre de 2009

Donde florece la luz


Edén-Pasión, 1899 - LUCIEN LÉVY DHURMER 

Yo no he venido a contemplar 
a la mujer de Lot
convertirse en estatua de sal 
a las puertas de Sodoma. 
No he venido a construir
falsas Torres de Babel, 
ni tan siquiera a entrar 
por la puerta secreta del Edén. 

Yo he venido a arar tu océano 
con los surcos de mis labios 
para que el silencio 
no arrase tu horizonte. 
He venido simplemente 
a ofrecerte mi palabra, 
a sembrarla en el vientre 
donde florece la luz.

18 comentarios:

  1. no hay otro Edén
    al margen de la luz
    que irradia
    el círculo
    de tu vientre...



    un gran abrazo

    ResponderEliminar
  2. "Arar tu océano con los surcos de mis labios", un relámpago verbal, un fulgor en la noche.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  3. La semilla de tus palabras, engendra rimas en su vientre.
    Parirá los mejores versos,
    que nacen del poeta allá vislumbrado entre el mar y el cielo...

    ResponderEliminar
  4. Que así sea poeta.. Hermosos versos..

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    Que disfrutes del fin de semana..

    ResponderEliminar
  5. Fuerza y exquisita sensibilidad en tus versos.


    Un abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  6. y sembrar tu palabra en su vientre..
    donde florece la luz.

    eres poesía.
    eres tanto noray..

    ResponderEliminar
  7. Ole, qué poema, amigo Noray. Felicidades.
    Ojalá que al año próximo estés con nosotros en La Lobera. No sabes la que se ha montado de creatividad tras el encuentro entre los componentes. Que te cuente Azpeitia. Todo en clave de humor, es divertidísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. "He venido simplemente
    a ofrecerte mi palabra
    y a sembrarla en tu vientre,
    donde florece la luz."

    ¡Qué belleza, Noray!

    Un beso, poeta.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  9. Que se haga realidad
    y que florezca
    siempre la luz.

    ResponderEliminar
  10. Querido Noray:
    Este poema lo siento con una magia especial, y eso me gusta mucho. Creo que destila un fino lirismo y eso es siempre un gran acierto y una garantía de calidad y talento. Un placer leerte. Un abrazo.
    Tadeo

    ResponderEliminar
  11. NO es acaso sinceridad en verso???

    Un abraazo, Noray.

    ResponderEliminar
  12. La Luz florece en las alturas y el los hombres de buena voluntad como la tuya.
    En los vientres hay demasiadas heces jejeje (es broma).
    La Palabra certera es alimento para el vientre, sí Noray, ojalá algún día los poetas puedan ser como luciernagas.
    Besos y Amor

    ResponderEliminar
  13. Pues amigo... tal y como está la cosas, hoy en día hay que meterle mano a la mujer Lot, y tirarle los tejos a Eva, si ahce falta... Piensas que existen paraisos???


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Y gracias a tu palabras, a tus palabras calidas y siempre correctas y casi sabias... no sabes todo lo que aprendo...
    Eso me da mucho placer... y leerte, ni hablar!!!
    Besos cielo, llenos de luz para ti!!!
    Que tu semana pinte maravillosa!!!

    ResponderEliminar
  15. Se va advirtiendo en tu poesía el influjo de la lectura de los maestros. Me parecía estar ante un poema de Neruda, el de los "Veinte poemas de amor y una canción desesperada", pero no, es tuyo. Cada vez que vuelvo a leerte me encuentro con que te tomas más en serio la escritura, porque compruebo que escribes mejor.

    ResponderEliminar
  16. ...yo he venido a arar tu océano.


    Nada más hermoso que eso!!!


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Quizás el Edén sea eso que dices en las dos últimas estrofas. Seguramente lo sea.

    Es bellísimo.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.