“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 13 de agosto de 2009

Vuelve la calma

La barca, 1919 – SALVADOR DALÍ

Todo pasó,
vuelve la calma,
sólo fue la tempestad
en medio del océano,
la ola gigante que a veces
devasta el alma
y la quiebra en soledad,
sólo fue el averno
que brotó desde dentro,
quemando mi voz 
y mi silencio.

10 comentarios:

  1. Exquisito, pura belleza, expresando la noche oscura del alma para volver a la luz.

    Un abrazo Noray

    ResponderEliminar
  2. A veces se confunde el averno con el cielo y... hasta que te quema y desvasta. Preciosa la canción de Serrat, como todas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Que bueno que llegue la calma después de la tempestad.
    Que bien que cierre la herida antes dañada.
    Que bueno, que las palabras,
    se conviertan en pétalos de poesía nuevamente...

    ResponderEliminar
  4. El alma hay que protejerla,es lo màs sagrado que tenemos, a veces la confunden con la carne sin saber que solo se queda prendida en ella lo que es autentico.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa, como todas y como siempre

    ResponderEliminar
  6. Esa brisa fresca que
    alivia, que renueva,
    cuando la tormenta
    se va.

    Todo pasa, todo queda...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Anonimo, al alma si es robusta o sea crecida, nadie ni nada la puede profanar, si el alma es aùn infante sufre su aprendizaje y necesita experimentarse.
    Hay quien confunde al alma con el corazon del hombre sin transmutar,aislado, cargado de miedos y soledades.

    ResponderEliminar
  8. Es mi visiòn del alma, cada uno tiene la suya, basandose en sus propias exeriencias.
    Escribo sin animo de provocar debate de algo imposible de debatir, mas bien de respeto y compasiòn.
    Mis cordiales saludos fraternos

    ResponderEliminar
  9. Perdòn, quise decir experiencias.
    Es cierto que las almas y las personas se confunden unas por otras y se desconocen mutuamente. Y asi pienso yo que debe ser.
    Si estan a cara descubierta sufririan afrentas, incluso la muerte como ya ha sucedido en la historia,pero es la hora ya... de quitarse el manto y dar la cara.
    Esperemos pronto suceda ello

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.