“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 25 de julio de 2009

Mi poesía en un haiku


El filósofo y el poeta, 1914 - GIORGIO DE CHIRICO

Mi poesía
es el silencio roto
por la palabra.

14 comentarios:

  1. Contundente...impecable..me identifico.

    !!Un abrazo con mucha admiración!!!!

    ResponderEliminar
  2. Toda tu poesía es maravillosa, con silencios, con palabras... absolutamente TODA!!!
    Mil besos cielo, llenos de luz para ti!!!
    Buen fin de semana!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Los haikus dicen tanto en tan pocas palabras!
    Gracias por este silencio roto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Tu lo has dicho poeta..

    Excelente

    Un abrazo siempre grande
    Saludos fraternos

    Que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Un blog lleno de sensibilidad. Lo de "noray" siempre me ha gustado. Un beso, te leo

    ResponderEliminar
  6. Siempre hay que abrirse a la palabra...y tú lo
    haces muy bien.

    Un placer siempre venir aquí.

    Feliz verano.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. Noray:

    Toda tu poesía
    pradera verde verso
    balcón abierto.

    ResponderEliminar
  8. Noray:
    La palabra tiene el poder que cada uno quiera darle.
    Las acciones conllevan toda la verdad de la evidencia.
    Lo que no se vè ni siquiera con los ojos del alma, o sea, la intenciòn, està fuera de la realidad, no existe!!

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Que no falten nunca las palabras.
    Ni los silencios que hablan.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Mejor del accidente de tráfico? Si, estoy doloridilla pero mejor.
    Escuetísimo poema, pero ...extensísimo en cuanto a lo que sabemos que significa. A veces el silencio vale más que tantas y tantas palabras. Una mirada "habla" y estremece.
    Gracias por leerme
    Mil besos y espero que nos conozcamos en Septiembre.

    ResponderEliminar
  11. entonces..

    sshhh.......

    (y que sólo hablen tus versos)

    te abrazo Noray.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.