“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 4 de julio de 2009

Hiere el olvido

Lección de anatomía (detalle), 1632 - REMBRANDT

Cuando la palabra
se convierte en cadáver…

muere la noche y el día,
arde el cuerpo y la memoria,

se quiebra el tiempo,

la nada se precipita
en las sombras del abismo,

nace el silencio,

hiere el olvido.

15 comentarios:

  1. Cuando la palabra se convierte en cadáver
    es que esa palabra es fría, duele,
    hace llorar, y hiere.

    Dejemos que nuestras palabras sean profundas
    de cariño, de paz y de amistad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un poema muy bello e intenso. Tan breve, tan profundo al mismo tiempo. Besos

    ResponderEliminar
  3. Querido poeta: ojalá que la palabra siempre esté viva y nunca muera. Si sobrevivimos es seguramente por que nos sostiene la palabra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A veces nos encontramos asi, tan vacíos y a la vez cayendo, como tú dices: "la nada se precipita en las sombras del abismo". Hay que salir de ese estado anímico. Buscar aquello que nos regale un haz de ilusión.
    Un gran abrazo amigo.
    Güisy

    ResponderEliminar
  5. Como siempre poeta rompiendo esquemas escrito con la palabra.

    Maravilloso

    Saludos fraternos
    Un abrazo muy grande


    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. El olvido es una caja de tijeras que se cae al suelo. Unas salen melladas, otras, hieren cuando sobre la frágil carne.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Cuando la palabra se convierte en cadáver,
    cuando las letras huelen a descomposición,
    se terminó mi verso,
    murió el poeta.

    ResponderEliminar
  8. .. que pena cuando la palabra muere.. que alegría cuando la resucitan los poetas como tú..
    .. un abrazo..

    ResponderEliminar
  9. Hola Noray:
    Hemos creado una página para centralizar todo lo referente al "I Encuentro de Poesía en la Red"; el enlace lo tienes en el perfil de este mensaje o en: http://encuentropoesiaenred.blogspot.com
    Si quieres puedes enlazarlo en tu página.

    Aprovecho para invitar a cuantos lean este mensaje para que se unan al encuentro que tendrá lugar el día 26 de Septiembre en los locales del Café Gijón situados en el Paseo de Recoletos, 21 de Madrid. Será necesario inscribirse en la página arriba señalada por cuestiones previas de organización.

    Agradecemos tu asistencia y tu máxima colaboración.
    Un fuerte abrazo.
    Emilio.

    ResponderEliminar
  10. que nos lastime y no olvidemos más,
    no continuemos esta forma de pensamiento.
    dejemos que en su epitafio se diga;
    Aqui yacen las herramientas del Humanismo.
    genial!
    abrazo salado Poeta.

    ResponderEliminar
  11. Hacia tiempo que no te visitaba
    hiere el olvido,me trajo de nuevo
    hasta ti.
    Te entrego mis palabras
    que siguen sin morir.
    Muy bello
    muy sabio
    tu forma
    de escribir.

    ResponderEliminar
  12. Acabo de conocerte y estas palabras me han llegado hondo. Creo que me quedaré por aquí un tiempo más.

    Por cierto, mi chica me dio a conocer no hace mucho a Jacques Brel, ya que ella es belga también, y me encantó. Ne me quitte pas es una de esas desgarraciones del alma, de fuerza y de vísceras.

    ResponderEliminar
  13. Quizás sea la muerte de la palabra la peor de todas las muertes...

    morir, arder, quebrar, precipitar, nacer, herir...

    Cada verso golpea de forma contundente lo más profundo del que sabe leer. Hay una espina dorsal en este poema.

    Un beso,
    Laura

    ResponderEliminar
  14. Me gusta porque no puedo retener mi imiginación y sale al encuentro del compás que marcan tus versos haciendola brillar en un momento infinito.

    ResponderEliminar
  15. Cuando la palabra
    se convierte en cadáver
    nace el silencio.

    Todo es frágil..............
    Sshhh.. ;)

    Gracias..

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.