“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 22 de julio de 2009

Equívoco

16:01 Hora Solar, 2007 - EDUARDO SANZ


Palabra, voz exacta
y sin embargo equívoca…

OCTAVIO PAZ


No hay más palabra
que la que crece en el desierto,
donde la poesía es un fértil oasis 
que mana en la médula del océano.

No hay más palabra
que la que anida en el silencio,
justo cuando se detiene el tiempo 
y vuelve a nacer desde el mismo verso.

No hay más palabra
que la que flota a la deriva,
después de que la piel del paraíso
se haya quebrado y abierto. 

No hay más palabra
que el verbo agotado y muerto,
brotando en la hiel del costado
donde florece siempre el equívoco.

18 comentarios:

  1. El verbo resucitarà algùn dìa.
    Y diremos, gracias a la Vida que me ha dado tanto!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre me sorprendes, siempre me envuelves con tus palabras aún cuando no son y a veces ausentes equívocas, pero siempre está la emoción de sentir y vibrar con cada una y todas de ellas en el suspiro mismo de ser.

    cariños
    muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  3. el equívoco nos permite reparar
    y tener conciencia de nuestro andar de barro

    hermosos y profundos versos POETA!!

    un abracito de luz

    ResponderEliminar
  4. No hay palabras que me lleguen más que las tuyas, amigo. Hoy reconfortas mi alma, como cada día en el que tengo la suerte de leerte. El lenguaje es lo que nos diferencia del resto de seres de la creación y tú lo dignificas en cada poema. Un abrazo, escritor.

    ResponderEliminar
  5. La poesía es ese oasis en el desierto del silencio.
    No quiero más espejismos. Quiero silencio envuelto en versos...

    ResponderEliminar
  6. "...El equícovo siempre en un principio
    Nos deja un gran dolor,
    Pero el tiempo es ése verbo
    Que nos salvará del rencor..."

    Muy bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No hay palabras mas sentidas que las nacidas de las garras del alma..

    hermoso como siempre tu poema.. Poeta

    Un abrazo
    Saludos fraternos

    ResponderEliminar
  8. Siempre, siempre la palabra, Como la tuya. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. .. chapó..

    .. un abrazo y mi admiración..

    ResponderEliminar
  10. Es que la palabra mi querido amigo, debe ser usada con mucha cautela, una vez lanzada ya no se pueda volver a meterla en nuestras entrañas...
    Puede expresar lo mas bello, pero tambien puede dañar y justamente hasta ser parte de algún que otro equivoco!!!
    Mil besos llenos de luz cielo!!!
    Que termines bello tu dia!!!

    ResponderEliminar
  11. Tenemos todas esas palabras, las del desierto y las del mar, las del río y la laguna.

    Salud amigo poeta.

    ResponderEliminar
  12. Vine a escuchar tu mùsica y a imaginarme bailando entre las nubes...
    Romantica que es una!!

    ResponderEliminar
  13. Nadie podría haber dicho qué es la palabra mejor que tú. Se me ha pegado a la piel y ha naufragado sin querer en la música que nos traes, y ahora, sólo soy silencio para hablar, y decirte que me quedo escuchándote mientras te leo.
    Un abrazo.

    Naciste con un poema, ¡no!, con un sublime poema, debajo del brazo, y de su masa te siguen surgiendo poemas que nadie podría creer que existen. No pretendo halagarte, sólo decir lo que pienso y lo que es para mi, algo evidente. ¡Expresarme, con la palabra, auque a veces se me rompa!
    Ahora..., un beso.

    ResponderEliminar
  14. Equivocarse es necesitar las experiencias.
    Cuando no necesitemos experimentar, no tendran cabida las equivocaciones, porque entonces seran evidencias.

    ResponderEliminar
  15. Que manen siempre
    tus palabras.
    Son un fértil oasis.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. tú no escribes con palabras.
    escribes con suspiros y con pétalos vestidos de silencios.

    te abrazo noray.

    ResponderEliminar
  17. Tienes a todos tus seguidores encandilados, amigo mío... ¡así me gusta! :o))
    Salud!!

    ResponderEliminar
  18. Emilio, lo que me extraña, es que no vengan cientos de comentaristas buscando la calidad y la sabiduria que entrega el alma de Noray.
    Veo blogs emocionales con cientos de ellos y cuando hay calidad somos menos.
    Es curioso este efecto que suele repetirse en la Red.
    Conozco un escritor genial y tiene cuatro o cinco comentaristas.
    Una escritora fabulosa, pocos comentaristas.
    Los seguidores ni siquiera sabemos si nos leen, aunque nos visiten de vez en cuando.
    Un abrazo Emilio pasarè a verte

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.