“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 4 de junio de 2009

Haiku para una madre africana

Femme Banda et son enfant, 1926 - ALEXANDER IACOVLEFF

La muerte acecha
clavándose en el pecho
la seca hambruna.

12 comentarios:

  1. la más triste realidad
    la conviertes en un haiku precioso
    a través de tus versos.

    qué belleza noray..

    ResponderEliminar
  2. y estos poemas e ilustraciones deberían clavarse en todos los pechos y en las frentes de los políticos

    y repetirse

    repetirse

    repetirse

    ResponderEliminar
  3. Buen haiku, como siempre profundizando en la verdad. Un abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  4. Impactante la pintura, impresionante el haiku... magnífico el poeta.

    Un beso, poeta.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  5. Un grito en este silencio colectivo.. hermoso poema,

    poeta..

    saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Muy hermoso el haiku, Noray, aunque su contenido ojalá no fuera cierto, ojalá nunca hubiese que escribir una cosa así.

    Abrazos solidarios en este mundo tan injusto.

    ResponderEliminar
  7. Desgarrador post!! para difundirlo por el mundo...
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  8. Hacer algo tan sublime

    del horror,en sensible

    haikus

    te hace enorme,

    como enorme

    es sentirte!

    besos

    ResponderEliminar
  9. El hambre es la estaca en el pecho de esta madre africana.
    Bello y tragico
    Abrazos de Sol

    ResponderEliminar
  10. Poco más se puede decir...
    impactante y sublime haikú
    con tinta de desgarro.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  11. La madre siempre
    testigo de su muerte
    clavada estaca

    ResponderEliminar
  12. Abandonadas
    victimas inocentes
    de la injusticia.

    Un abrazo, Noray.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.