“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 1 de junio de 2009

Amanece en la Acrópolis

Vista ideal de la Acrópolis y el Aerópago en Atenas, 1846 - LEO VON KLENZE

Amanece en la Acrópolis
y el Partenón se desnuda
en mi lejana mirada,
como si toda la eternidad
se deshilara entre mis manos,
enarbolando la bandera de la duda
y envolviendo en ella a mi corazón.

11 comentarios:

  1. Linda poesìa, y me encantò el cuadro, muy buena reconstrucciòn de la acròpolis...

    Un abrazo grande ...

    Hammelinn

    ResponderEliminar
  2. siempre emocionas.

    besos.
    cariños.

    ResponderEliminar
  3. Que bonito que es este.
    Se merece ser leído allí.
    Me ha gustado mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. He tenido la oportunidad de ver así el Partenón... y me he sentido unida en tus palabras.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso como siempre, es tu estilo el que los firma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un gusto leerte siempre poeta, tus poemas son la esencia de tu pluma escrita con el alma..


    saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. bonitas fotos y palabras.
    Resulta difícil que no se me cuelgue el ordenador al querer dejar un comentario. A ver si de esta vez entra.
    un saludo

    ResponderEliminar
  8. También me emocioné personalmente en este maravilloso sitio.Encontré hace tiempo este poema,tras los pasos de los dioses griegos. Sólo algunos descubrimos tan tarde la belleza.

    EL PERRO DE ULISES

    Al regresar a Ítaca después de veinte años,
    vestido con ropas de mendigo,
    Ulises se enjugó una lágrima.
    Argos, lleno de pulgas,
    tendido en el estiércol,
    alzó la cabeza y las orejas.
    Fue el único que reconoció a su dueño.
    Así nos pasa a los humanos
    frente a la belleza, que nunca es fácil,
    que nunca es benigna,
    frente a la perfección camuflada y hambrienta.
    Como el perro de Ulises
    sólo algunos ladramos frente a ella
    y movemos el rabo.
    Veinte años esperando a su amo
    y Argos poco después murió.


    Un abrazo,poeta, y gracias por tranportarnos a la cuna de nuestra civilización.

    ResponderEliminar
  9. Hola Noray:
    ¿Qué tendrá aquel lugar de poesía? ¿Cuantas nanas entre sus columnas? Historias dormidas para despertarlas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La bandera de la duda nos cubre desde el nacimiento, la duda es parte de nuestro tráfico sanguíneo.

    Un abrazo
    Marian

    ResponderEliminar
  11. He dejado un premio para ti en mi blog!
    Besos

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.