“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 15 de mayo de 2009

Últimos acordes

El ídolo negro o el desafío, 1903 - FRANTISEK KUPKA

Como el viento fugaz
que hace vibrar la carne,

como el aliento tenaz
que incendia el alma,

como el arco firme
que lanza saetas
contra la derrota,

como la honda
que arroja piedras
a los nenúfares azules
donde viven las libélulas,

así soy, como el silencio,
en los últimos acordes
de tu memoria.

9 comentarios:

  1. Siempre me dejas pensando tus poemas, intentando saber cada palabra cada verso.....POETA.....COMO EL SILENCIO EN LOS ULTIMOS ACORDES DE TU MEMORIA....PRECIOSO POEMA...

    BESITOS Y PERDÓN SI ALGÚN COMENTARIO MIO TE HA MOLESTADO, DESDE LUEGO NO ERA MI INTENCIÓN Y EN TODOS PONGO MUCHO CARIÑO Y NO SON PELOTEO, CUANDO PUBLICAS ALGO CON LO QUE NO ME IDENTIFICO, PREFIERO NO ESCRIBIRTE....y así demostrarte que soy sincera...

    ResponderEliminar
  2. en la memoria marchita de tu cuerpo...

    hermoso poema poeta como siempre

    saludos fraternos
    un abrazo

    que tengas un bue fin de semana

    ResponderEliminar
  3. un placer leerte, sos increiblemente grande... te admiro, no sé si te lo dije ya alguna vez.

    besotes.
    buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Sí, así quedamos en la mamoria de quién tomó otras veredas opuestas a las nuestras. Silencio en la memoria, pero aún leves recuerdos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. reverberación murmurada
    de la memoria

    acorde del silencio...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. El primer y el último acorde,
    el primer y el último verso..

    El primer y el último pensamiento.

    Te abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  7. "a los nenúfares azules

    donde viven las libélulas"

    Tus palabas me recordarón a los jardines prohibidos de Tombuctú...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Qué bellos esos acordes de la memoria...un abrazo querido poeta y amigo

    ResponderEliminar
  9. A todas y a todos

    Un simple arpegio
    es una entera sinfonía
    a tu memoria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.