“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 2 de mayo de 2009

Sinfonía cromática


Poppies, 2004 - TAMAN AL – AKHAL

Desciendo desde Camaretas
por las veredas y caminos
que conducen hasta La Lechucilla
y mis ojos se colman de colores,
como una sin par sinfonía cromática
que se mece en los brazos de la primavera.

Son miles de flores
al sol en este abril
saciado de brumas.
Desde las frágiles amapolas
hasta las exuberantes morgallanas,
todas perfuman mi retina y mi memoria.

12 comentarios:

  1. La Primavera es la estación de la poesía. Así que bien por tus versos pintados con los colores de las amapolas. Vistamos los campos de poemas. Un fuerte abrazo, amigo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Regalame estos versos y estas flores, el frìo del sur las necesita.
    Bellìsimo, Noray

    Uma

    ResponderEliminar
  3. Al leer tu poesía, el rojo es más rojo,
    e incluso el azul del cielo
    es mucho más azul...

    ResponderEliminar
  4. Hermoso abril. Brillantes y naturales imagenes.
    Buena música.

    Magah

    ResponderEliminar
  5. Hola mi estimado Noray sin duda hay que dejarse perfumar por la primavera.

    Saludos y OOOXX desde Mi provincia

    ResponderEliminar
  6. "Son miles de flores
    al sol en este abril "


    Las amapolas son las pecas que le sale al campo cuando sale el sol.

    ResponderEliminar
  7. el cromatismo sentimientos de tus versos poeta. bravo.

    saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es un gustazo recibir la primavera con estos hermosos versos.

    Un beso, poeta.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  9. Bellos versos primaverales poeta!
    Un gusto leerte
    Abrazos

    ResponderEliminar
  10. Como las frágiles amapolas

    mis palabras vienen solas

    a tu poesía,a tu primavera

    la más grande y verdadera.

    besos

    ResponderEliminar
  11. Flores y colores que alegran el alma...Un abrazo querido poeta

    ResponderEliminar
  12. En el verde campo de tus poemas florecen las palabras encendidas y llenas de color.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.