“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 17 de abril de 2009

Sólo el silencio

Cabeza, 2001 - ORFEO SOLER

Sólo el silencio,
infinito y errante,
acabará con tanta palabra,
húmeda y muerta,
cuando se descuelgue
por la sima de mi cerebro.

12 comentarios:

  1. Indícame el camino para encontrar tu silencio...
    El mío, lo perdí hace tiempo...
    ¿Realmente existe?

    ResponderEliminar
  2. Impresionante. No se puede decir tanta verdad en tan pocas palabras.
    Caricias de Medea

    ResponderEliminar
  3. Silencio, con eso sobra....

    Saludos y un abrazo.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. El silencio es el Eco de todo, dice una de mis poesías.
    Palabras muertas y con razón.
    Un fraternal abrazo

    ResponderEliminar
  5. "No hables, al no ser que tus palabras sean para mejorar el silencio"

    ResponderEliminar
  6. Entonces quedemonos en silencio!!!
    Hasta que la palabra fluya como debe ser...
    Besos cielo... llenos de luz para ti!!!
    Pasa un bello finde semana!!!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bellos poemas me he perdido estos días!
    ¡Son magníficos!.Dos de ellos adornados con dos
    fantásticos cuadros de dos exposiciones que he
    visto en Madrid en el Prado,una de Bacon,especta
    cular y la otra prerrafaelista titulada"La bella
    durmiente".

    Un placer siempre venir por aquí.

    Un abrazo.

    CALAMANDA

    ResponderEliminar
  8. Un bello poema...Cuánta paz regalada está en encontrar ese bello lugar donde reina el silencio. Abrazos

    ResponderEliminar
  9. El silencio sima de mi alma.

    excelentes..

    saludos fraternos
    un abrazo
    que pases un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  10. Esperemos que ese silencio nunca acabe con tus palabras, que nos hacen mucha falta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. El silencio...compañero infatigable de nuestras sombras...

    ResponderEliminar
  12. Creo que es fundamental ser respetuosos de los silencios ajenos. Cuando el silencio es propio y muy de adentro; suele aturdir. Hermosa entrada.

    Beso grande.:-)

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.