“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 4 de abril de 2009

La propia indecisión


El jardín de las horas, 1981 - SALVADOR DALÍ


El vacío es una burbuja

que oprime la médula,
asfixiando el aire
que respira una mariposa
con alas rojas de seda.
Es el silencio quebrado
por la voz del eco,
resonando en los barrancos
por donde fluyen hacia el mar
las palabras ya muertas.
Son los versos huérfanos,
que antes de nacidos
agonizan en campo yermo
aunque cada gota de sangre
esté anegada de poesía.
Es la soledad infinita
en la serena oscuridad
de la noche negra,
cuando la luz del sol
sólo alumbra el nuevo día.
Es el tiempo desangrado
en un reloj de arena,
cuando canta el ruiseñor
en el corazón cansado
de un jardín de hojas secas.

Es la propia indecisión
y el temor a romper los hilos,
que atan el ayer con el hoy
en la senda del futuro.

15 comentarios:

  1. ¿Dónde queda el silencio cuando se habla de poesía?
    ¿Dónde muere o vuelve a nacer?
    ¿Qué es el silencio? ¿realmente existe?

    ResponderEliminar
  2. Amo a Dalí, adoro esta imagen y todo lo que tu imaginación proyecta en mis sentidos.
    Mi querido poeta, ese temor de quebrar los tiempos es un abismo entre las palabras de tu corazón
    Un beso grande, te espero siempre

    ResponderEliminar
  3. Bonitas palabras acompañadas en tu camino al jardín de las horas por ese maravilloso cuadro.
    profundo con una cadencia perfecta.

    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Hoy solo voy a dejarte unas palabras sueltas para esta obra maravillosa... " Deseo un tiempo sin tiempo"
    Eso deseo, VIVE poeta!!!
    Besos de sabado para ti...

    ResponderEliminar
  5. Eso es le día y el tiempo que oprime en este jardín de las horas, la vida...

    un gusto leerte poeta.

    saludos fraternos
    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Que el vacio nunca nos abrace...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Me encnta como escribes...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. ¡Magnífico poema!.Me ha gustado muchísimo.
    ¿Existe el silencio?...

    Gracias por todo.

    Un abrazo.

    CALAMANDA

    ResponderEliminar
  9. Debemos escuchar el silencio. No está mudo. Ssssss....sólo escúchalo y te hablará. El silencio ayuda a buscar nuestro camino personal. ESCÚCHALO.
    Caricias de MEDEA

    ResponderEliminar
  10. Su sonido, siempre sicero...
    Un abraazote, Noray.

    ResponderEliminar
  11. El vacío es una burbuja que puede explotar.
    También un espacio que puede llenarse.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. "mueren en campo yermo

    aunque cada gota de sangre

    esté anegada de poesía"


    Los versos pueden ser el remedio para tanta ruindad...

    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Qué tristeza da la muerte de los versos, esos que quedan volatizados en las sendas de la memoria y que, difícilmente, recuperaremos.

    Es precioso el poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La referencia a un genio, lo hizo más especial todavía. Un gran poema, amigo. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  15. Entre pinturas y poemas geniales...
    en el jardin de los genios...


    Abrazos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.