“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 26 de febrero de 2009

Recuérdame

Nude, 1957 – DAVID HOCKNEY

“Escribo en el olvido
en cada fuego de la noche”

Escribo en el olvido, JUAN GELMAN


Acuérdate de mí
cuando el silencio
estalle en la noche
y la luna, ya cansada,
no encienda tus palabras,


cuando de tu vientre
brote el dolor
y se te enrede
como una hiedra
en las raíces
de tu alma,


recuérdame

cuando mi olvido
comience a florecer
en el fondo de tu mirada
y encuentres ya otros brazos
en los que ser amada.

17 comentarios:

  1. Ahora y siempre.

    Vuelve Noray.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Precioso...El olvido es el más cruel de los castigs. Besos

    ResponderEliminar
  3. La mejor venganza el perdon , y el olvido ( borges )
    Poema genial el tuyo .
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Un hermoso homenaje a mi querido Gelman.

    "Escribo en el olvido
    en cada fuego de la noche
    cada rostro de ti.
    Hay una piedra entonces
    donde te acuesto mía,
    ninguno la conoce,
    he fundado pueblos en tu dulzura,
    he sufrido esas cosas,
    eres fuera de mí,
    me perteneces extranjera".

    Tus versos engrandecen la poesía.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  5. por qué será tan largo el olvido, para el último que dice adios...? saludos afectuosos (hermosa poesía, hermosa elección de imagen)

    ResponderEliminar
  6. Bello.. me encanta leerte. es una cita cotidiana que la disfruto muchisimo
    cariños.

    ResponderEliminar
  7. ya no sé qué más decir sobre tus versos excepto que cuando publiques un libro me avises; allí me tendrás, y nos conoceremos! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. el olvido...

    cuando olvidar a quien olvida

    es también imposible


    ... exquisito homenaje a uno de los más grandes


    un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que por muchos años que pasen y muchas vueltas que de la vida nunca se olvida del todo y mientras no se olvida una parte de nosotros sigue viva en esos corazones.

    ResponderEliminar
  10. Nada edifica sobre lo que pasado, un paredón definitivo. Los restos de "ese" algo que fue queda en el fondo de la memoria, como la borra del té, solo que no podemos arrojarlo de nosotros.

    ResponderEliminar
  11. Como no recordarte...

    Bellísimo texto ...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Recuerdame
    que te recuerde
    que en el recuerdo
    se encuentra aferrado
    el mayor de los recuerdos recordados,
    y mientras me recuerdes...
    te recuerdo que recuerdo
    que me estas recordando
    y que nunca me has olvidado.

    Con recuerdos.


    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. "recuérdame
    cuando mi olvido
    comience a florecer
    en el fondo de tu mirada"


    Duele demasiado el olvido... aunque no sepamos porque ocurre...
    Saludos y un abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  14. Te superas en cada poema, Noray.
    El olvido es la venganza del tiempo.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  15. - El amor, el amor que se va, se aleja y aca estamos, desorientados e inmersos en soledad agovio de más soledades.Ade

    ResponderEliminar
  16. Hermoso en su amargura. Me recuerda un poema que escribí hace unos meses:

    Aún me tiembla el cuerpo si te nombro,
    me duelen las manos de cerrarlas vacías,
    aún recuerdo las palabras
    que modelaron mi voz hasta hacerla tuya.
    Has roto tu espejo
    porque piensas que es mejor dormir tranquila
    que temblar en la frontera,
    en tu ir y venir has olvidado que las máscaras
    son sólo para bailes y sorpresas sin razones ocultas.
    ¿Quién te ha sembrado de dolor y de miedo?,
    ¿qué te hace vivir de espaldas a la luz?
    Me buscaste hasta encontrarme
    y ahora me dejas roto en un rincón
    sujetándome el alma con las manos.
    Podría bendecirte con mis alas de ángel de ensueños,
    podría ofrecerte mis ternuras para tus heridas,
    abrirme el pecho para mostrarte el lugar
    donde habitarás siempre,
    podría cerrar los ojos para que mi aliento te envuelva
    y deje en tu piel el polvo de mariposas
    que he atesorado en las raíces del tiempo,
    pero sólo me queda un deseo gris, triste:
    que nadie te acerque la gloria a los labios
    y después, entre silencios y miradas sin rumbo,
    te empuje al vacío...

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  17. De esto hablo en mi último escrito precisamente, de recuerdos, del peso del pasado en nuestra memoria. Me sentí identificado por tanto. Aunque tú lo hiciste más hermoso. Para eso eres el maestro. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.