“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 24 de febrero de 2009

En el Exilio


La Expulsión del Paraíso, 1424/1428 - MASACCIO

En el exilio he cultivado caricias
forjadas de fuego y sueños,
que enhebran alas de cristal.
He moldeado espinas de silencios,
como palabras fetiches
de mi propio olvido.
En el exilio he enterrado el lastre de mi alma
para dejarla volar libre
en la distancia.

10 comentarios:

  1. Agarrado en la soledad de mi exilio,
    devoro corazones por un falso amor,
    retozo sobre clavos ardiendo
    en mi mundo de fariseos y pecadores.
    ¡Qué me ahogue esa soledad si permanezco vivo!
    No merezco ni un beso siquiera robado...

    ResponderEliminar
  2. Muero en tus versos.. me lanzo a ese exilio y la soledad me envuelve.. me ato a tus manos esas que adoro y proclamo envidiables...
    Poeta realmente lo eres!! bello .. bello

    ResponderEliminar
  3. en el exilio

    el tiempo se despoja de sus esferas de reloj

    la alas, no siempre dolorosas, nos permiten sobrevolar los paraísos perdidos

    sin ataduras


    volemos pues...


    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. en el exilio he encontrado renacer mi vida, muy bellos versos poeta, siempre me cobijan tus poemas, y leerte un lujo..

    saludos fraternos

    un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  5. Libre, inteligente...hermoso escrito!!!

    ResponderEliminar
  6. Desagradable cuando te lo imponen, pero a veces surge como un grito, por pura y absoluta necesidad, entonces...

    ...que alivio siente uno.
    Que lo disfrutes. Un beso.:-)

    ResponderEliminar
  7. El exilio autoimpuesto es el taller del alma.

    Dále esas alas.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  8. El exilio por iniciativa propia es como la soledad que encuentras cunado la buscas... grande, necesria. Deja una autonomía...
    Por su alma, es un gran poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Grandioso exilio... el de tu poesía.

    Abrazos poeta.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.