“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 2 de febrero de 2009

Ave Fénix

Meditación, 1999 – OLGA SINCLAIR

Brotas en cada suspiro,
en cada soplo de aire
que roza mis labios.

Vuelves como el humo
a teñir mi memoria
y a inundar mis recuerdos.

Eres como una saeta
que te hundes en el costado
para florecer en mi sueño.

Surtes como el agua 
en surcos de frágiles silencios
para alumbrar el verbo.

Renaces como el Ave Fénix
en el latido de mi corazón
y en el fluir de mi sangre.

Eres luna y estrella,
sombra amante de la noche
como un faro en mi retina.

13 comentarios:

  1. Como siempre nos entregas tus poemas, versos que esperamos para leerlos..

    hermoso como siempre...

    saludos fraternos

    ResponderEliminar
  2. Ese otro ser que se escapa por nuestros poros... que antes lo ha impregnado de amor y espera, que a veces es ausencia.
    Que bellos son tus versos.

    Un beso.

    Soledad

    ResponderEliminar
  3. Afortunado el que recibe su retorno,
    después de las ausencias,
    pero con el conocimiento de su vuelta...

    ResponderEliminar
  4. verbo alumbrado

    recuerdo no muerto

    no vivo

    ... luz en el borde de nuestras noches


    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Eterna compañía es el recuerdo de lo que perdimos.

    Hermoso...

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. Es que la presencia amada no se va nunca de nosotros, por más kilómetros que nos separen...

    ResponderEliminar
  7. "Eres luna y estrella,
    sombra amante de la noche
    como un faro en mi retina"

    Por tanto es luz

    que de las cenizas

    surge llena de vida!

    Una joya más,Noray

    gracias,besos

    ResponderEliminar
  8. pero qué bonito!! ahora con sueño quizás se me escape algún detalle, por lo que lo leeré de nuevo, mañana, cuando el sueño no me arraaaaaaaaastreeeeeeeeeeeee :) felicidades por el blog! es fantástico!!!

    ResponderEliminar
  9. Va sin irse, regresa y no está...
    Luces de sombra y sombra de cien luces.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. El Ave Fenix cuando renace se evade de este Mundo, aunque estè aqui ya no pertenece a esta Tierra.
    La Rosa es feliz en su jardin, aunque oiga ahullidos del Estigia, ella no ignora los famosos y llevados por ques trinitarios.
    Bello poema revelador como todo lo que escribes
    Un fraternal abrazo

    ResponderEliminar
  12. bello, sentido, referencial. Lo vuelvo a leer, reconozco sentires. Discretamente me quedo un momento más. saludos afectuosos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.