“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 19 de enero de 2009

Enmudece el eco

El Eco, 1999 – PÉREZ CELIS

Se quiebran en la madrugada
los silencios de acero
y se alza el humo,
de mil plegarias vacías
en los ídolos de barro
y en la profundidad del océano.

Sólo busco palabras
que se forjan cada noche
en las huellas de tu fuego,
y corren por mis venas
como flores de pecados
y racimos de blasfemias.

Me miro en el silencio
de este húmedo desierto,
cubierto de nieve perpetua,
y sólo encuentro el túnel
donde crecen las raíces
de tu vientre desnudo.

Y de nuevo,
se estremece mi alma,
me inmolo en tu sangre,
encallo en el mar de tus sueños,
el silencio se hace escarcha
y enmudece el eco.

14 comentarios:

  1. La pintura conjuga las palabras de este poema con exquisita perfección. Y ese velero de melanclía encallado en el mar de sus sueños...
    Genial.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  2. Pero habla tu alma de poeta...
    y tus versos saben a gloria...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Sublime entrega

    se estremecen

    cielos y tierras.

    besos

    ResponderEliminar
  4. Una maravilla, gracias.

    Besitosssssssss

    ResponderEliminar
  5. Sentido.. me gusto tan lleno de vacio y silencios.. pero tan sublime y entregado..
    a lo complice y realista ...

    besos muchos..

    ResponderEliminar
  6. Me quedaría buscando las palabras que se forjan en la noche!!!
    Con eso... antes que los silencios!!!
    Es muy bello, mucho!!!
    Besotes llenos de luz como siempre!!!
    Termina lindo tu lunes!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encantaron las palabras que corren por las venas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. ¿Por qué llamas continuamente al silencio?
    ¿Acaso te duele el ruido que te rodea?

    Cierra los ojos.
    Respira.
    Ojalá te envuelva y lo disfrutes...

    ResponderEliminar
  9. deshojando la flor del pecado
    entre las palabras de mil plegarias vacías.

    mi oración hoy se eleva al cielo.

    cierra los ojos noray.
    vuela..

    sshhh..

    ResponderEliminar
  10. como se estremece el alma con tus poemas poeta...

    te dejo mis saludos de siempre

    ResponderEliminar
  11. He llegado hasta aquí, a través del blog de Juan Cairós y me alegra haberlo hecho. Espero que no te moleste la intromisión. El poema es verdaderamente conmovedor. Versos hilvanados con gran acierto en perfecta comunión con la pintura escogida para ilustrar la entrada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. enmuedece y se estremece de nuevo mi alma, también, ante la belleza de tus palabras

    bellos ecos del silencio

    abrazos

    ResponderEliminar
  13. bello poema con sabor a eco que aún se oye en el corazón.
    abrazos

    ResponderEliminar
  14. A mí también me gusta encallar en un mar de sueños...lo malo que no siempre lo consigo hacer tan bien como tú...Abrazos.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.