“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 3 de noviembre de 2008

Aquellas sombras vienen y van

El Murmullo de las Sombras, 2005 - JOSÉ VIERA


Un estrépito de luz fría
se clava en mi retina,
y de mi rostro quemado
brota un río de lágrimas de ceniza
que se disuelve entre las sombras
de los dorados castaños.

Avanza la tarde
y acaricia
con la yema de los dedos
la oscuridad de la noche,
y revolotea una palabra
en el fresco aire nocturno,
y se mezcla con el carmín de tu silencio
haciendo temblar mi memoria.

Tus manos arrullan a la luna
con una cascada de abrazos
que se enroscan en mi espalda,
y un pétalo deshojado cuelga de tus labios
para fecundar la raíz madura de mi cuerpo
en la ardiente oscuridad de tu mirada
dormida bajo mis párpados.

Aquellas sombras
vienen y van
y se clavan como agujas
en las violetas de mi alma.