“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 11 de noviembre de 2008

Suspiros de fuegos

Estrella del anochecer, 1870 - EDWARD BURNE JONES

Desde las almenas de este crepúsculo,
en el secreto de mis horas,
contemplo las alondras
aleteando sobre las espigas
que florecen entre los lirios
y las flores de azahar.

Sobre la colina de tu mirada
se alza el árbol centenario
del que brota exultante
tu hermoso pecho desnudo,
que es matriz natural
de este orgasmo adormecido
que arroja una corriente
de suspiros de fuego.

Y en cada jadeo,
de hondo olor a heno,
resuenan los tambores
en medio de las grietas
de mi erizada piel
y me muero en tus brazos
con un Nocturno de Chopin.

13 comentarios:

  1. ay Noray Noray,que muerte así no hay!

    Chopin en sus brazos,jadeos con olor a heno,

    las grietas de tu erizada piel

    morir en sus brazos,gran gloria,qué bien!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Y lo que está dando de si Chopin ultimamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Que manera de morir! sera que luego hay un renacer, como en la primavera?

    besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Pasion eterna del amor deseado en el silencio...

    poema hermoso noray, es tu firma excelente.

    saludos un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Pues una muerte más sublime para una poesía tan excelente no podías haber encontrado. abrazos!

    ResponderEliminar
  6. Que hermosa sombra disipo desde ese árbol centenario...

    ResponderEliminar
  7. Debe ser bello morir en los brazos del ser amado con la melodía de Chopín mucho mejor que morir en la agonía de la cama de un hospital.

    Un placer siempre leerte.

    Un beso, Noray.

    ResponderEliminar
  8. Tu pluma es sutil, mágica, poeta!!!
    que imagen sensual y bella de ese momento intimo de placer!
    Un gusto enorme leerte.

    ResponderEliminar
  9. la petit mort. >sublime. íntegro y encantador. Tú y tu obra.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. En brazos del amado con música de Chopin no sería muerte...sería un renacer...
    Cada día me sorprendes con las bellezas que escribes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Me fascinó este poema, tan sensual y delicado. Como siempre, es un placer enorme dejarme atrapar por tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A todas y a todos

    Sólo la muerte
    en brazos de la amada
    siempre es renacer

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Morir en las ramas de unos brazos amados.
    No puede haber nada más bello.
    En todo caso, tener la dicha de escuchar un suspiro enamorado y sabes que somos los protagonistas de ese sentimiento
    Feliz sábado, maestro.
    Cuídate.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.