“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 22 de noviembre de 2008

Ruido de muerte

Cristo muerto, 1480 – ANDREA MANTEGNA

La muerte ronda frente a mí
en esta desolada habitación,
y se alumbra en el rostro
de este bosque desierto
con la llama del cirio
que crece desde mi interior.

La mirada, quebrada en soledad,
ya no es más que un surtidor
de sangre vacía e indolente
y recorre las aciagas horas
depositadas en las arterias
hasta que el cuerpo reviente.

Ya no hay más
que este crepúsculo de vida,
no hay más que este círculo de buitres
esperando la carroña,
no hay más que silencio dentro del silencio
en este ruido de muerte.

Amarga es la espera
de esta muerte amarga,
pero más atormentada es la vida
sabiendo la muerte cerca,
cayendo en el vértigo de la sima.
Hoy sólo tengo ganas de llorar.

13 comentarios:

  1. Bello poema en la profundidad de la agonía triste del cielo...

    Saludos poeta preciosos gritos en el silencio..

    un abrazo fraterno

    ResponderEliminar
  2. "amarga es la espera

    de esta muerte amarga,

    pero más atormentada es la vida

    sabiendo la muerte cerca,

    cayendo en el vértigo de la sima

    hoy sólo tengo ganas de llorar"

    No sé más que decir,llorar junto a ti,

    inclinarme con gran reverencia

    a tus poemas llenos de belleza!

    ♥♥♥besos♥♥♥ de cariño y admiración

    ResponderEliminar
  3. A veces la lagrimas arrastran las penas y despues se ve todo con más claridad. Un beso

    ResponderEliminar
  4. estoy a tu lado.
    estoy en silencio.
    aunque no me veas, y ya no me escuches,
    estoy ahi.

    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Las lágrimas lavan el alma, son necesarias para después poder ver todo con mayor claridad.
    Mientras tanto, te traigo la luz de mi mirada para acompañarte en el camino.
    Mucha energía para ti, amigo poeta.
    Desde mi cordillera hasta tu noray.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  6. La llama del cirio se mueve retorcida
    cuando alguien abre la puerta
    y que reflejada en el espejo,
    y entonces muere,
    a oscuras...

    ResponderEliminar
  7. Deseo que sólo sea un poema.
    Y que tú estés bien.
    Ojalá.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias amigo por tu visita a Preludio y por enlazar el blog, no te pierdo de vista yo también te enlazo.
    MJ

    ResponderEliminar
  9. La muerte siempre ha de rondar con sus dulzores, sòlo hay que olvidar que acecha, convivir con ella disfrutando el instante, sin esperar el pròximo.
    Triste, profundo y bellìsimo poema, Noray.

    Uma

    ResponderEliminar
  10. "Amarga es la espera
    de esta muerte amarga,
    pero más atormentada es la vida
    sabiendo la muerte cerca,"


    Cuanta razón. Es más prefiero una vida perra que una vida con pulgas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. La muerte acecha desde que nacemos,porque viene incluída con el paquete de la vida, y nunca sabemos cuando actuará, pero sabemos que tarde o temprano la veremos...es nuestro destino.

    Espero que lo que expresa tu hermoso poema sólo sea un miedo, no una realidad...

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Tal vez la única ventaja, si se le puede llamar así, de quienes van a morir y lo saben, es que toman conciencia de que están vivos. Nosotros los que no lo sabemos y la vemos lejana, pasamos por el camino desatentos. Creo que se debe hablar de la muerte y prepararse día a día, como si fuera el último.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. A todas y a todos

    La muerte hace ruido
    pero la vida, sigilosa,
    está ganando la partida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.