“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 17 de noviembre de 2008

Cóncavo y convexo

Cegar el azar, 1994 - ÁGUEDA LOZANO

"...Como el agua hecha vaso,
tu confín - dentro y fuera - siempre exacto."

GERARDO DIEGO


La nada anida en mi alma,
y me enreda con fuerza
a este inmenso vacío
cóncavo y convexo,

porque las palabras más simples
brotan y me desgarran
para salir por los poros de la piel,

porque los sepulcrales silencios
se apilan en mis venas
para no desangrarme.

Como la vida y la muerte,
soy esclavo de mis palabras
y de mis silencios.

21 comentarios:

  1. Sé lo que significa esa nada.

    Ojalá se muera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. porque, como la vida y la muerte,
    soy esclavo de mis palabras
    y de mis silencios.

    Poesía noray como siempre nos alimentas cada día aprendiendo así de tus escritos...

    saludos un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es como es sensación de lleno y vacío.

    Lleno de vacío... y vacío de lleno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pero tú Noray,estás hecho para poblarle

    para vencerle y habitarle

    Con tu exquisita sensibilidad

    y tu riqueza intelectual,

    con tu amor invencible!

    La nada será vencida

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  5. Palabras y silencios, somos sus amos hasta que finalmente liberamos el alma y los dejamos surgir... para así nosotros convertirnos en sus esclavos.
    Saludos y hasta pronto.

    Nes.

    ResponderEliminar
  6. con esa facilidad para la palabra escrita, bendita sea tu esclavitud. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Tú no sabes estar en silencio.
    Afortunadamente.

    ResponderEliminar
  8. Hoy he visitado tu blog y me ha gustado mucho. El poema es simplemente precioso, lleno de imágenes sugerentes...Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Tienes tanta razón uno es esclavo de las palabras.
    Saluditos. Sigue escribiendo.

    ResponderEliminar
  10. Uno se acostumbra a la pena y llega un punto en que se hace dependiente de ella y olvidas cómo eras... cuando eras feliz.

    Hermoso y preciso poema.

    ResponderEliminar
  11. Una bella poesía, me voy a marchar con el recuerdo de tus palabras, armoniosas y reales como nuestra esclavitud hacia ellas.

    Un abrazo de amiga y compañera.

    ResponderEliminar
  12. no noray..
    sshhh..

    no te vacíes..
    ahora no..

    un beso.

    ResponderEliminar
  13. Todos somos esclavos de nuestras palabras y de nuestros silencios, y a la vez somos vida y somos muerte, como somos un mundo de sentimientos, igual que tus palabras, todas son un conjunto de sensaciones internas.

    Gracias por estar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. soy esclavo, sí es cierto
    pero suena tan cruel
    quizás me quedo como creadora de mi camino

    .

    un beso y mil más, me quedo totalmente

    ResponderEliminar
  15. Vida y muerte!
    Silencios y palabras!
    Concavo y convexo!

    Contradicciones y aciertos.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  16. A veces esa nada es tan dura y real, que se hace un todo.

    Hermosa poesía, Noray, y para mí, un placer volver a tu espacio.

    Como siempre.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  17. Muchas veces cuando nos miramos no vemos nada...pero nada más lejos de la nada que tus silencios y tus palabras.
    Gracias por tu presencia, Noray. Yo también soy esclava de mis silencios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Un poeme estremecedor. Realmente somos esclavos de nuestras palabras y nuestros silencios. Pero tus palabras y tus silencios son absolutamente significativos y están llenos de poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Querido Noray!

    esclavos de nuestras palabas
    nuestros silencios...
    y la nada
    siempre la nada


    Un beso*

    ResponderEliminar
  20. A todas y a todos

    La nada
    es como ese tren
    en el desierto,
    sólo una estela
    de viento y humo
    en el silencio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Prefiero saberme dueña de mis palabras,
    y no esclava de mis silencios.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.