“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 22 de octubre de 2008

Tras la puerta

Tras la puerta, 1995 - J. ENRIQUE GONZÁLEZ

El soplo del viento
amordaza las caricias
del olor de las rosas
deshojándose en el umbral
de la tierra mojada.

Un remolino enreda
y alivia el rostro áspero
de las rocas volcánicas
con un leve impulso
preñado de aire fresco.

La noche está fría,
tan extremadamente gélida
como mi alma de escarcha
derritiéndose en el fuego eterno
de tu ardiente mirada.

Sobre las tiernas ramas
de los árboles del jardín
se escucha el canto solitario
de un gorrión perdido
en la espesa neblina.

Y yo continúo tras la puerta
forjando universos
de funerales y glorias,
tejiendo redes infinitas
de instintos e ilusiones.

Y sueño, navegando a la deriva
en contra de la corriente,
y mis ojos ya húmedos
se cierran suavemente
para no dejar escapar el aire.

10 comentarios:

  1. Y sueño, navegando a la deriva
    en contra de la corriente,
    y mis ojos ya húmedos
    se cierran suavemente
    para no dejar escapar el aire.

    Perfecto noray me quedo con ellos, me gusta la manera en que nos haces llegar a ese fondo de lo nuestro como llegas en tus versos a pasos y e el nos encontramos...

    saludos un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El último parrafo de tu poema, me deja sin aliento. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Madre mía!!!

    esto es como verte no moverme

    sentirte y no decirte...

    de escarchas y neblinas,

    de glorias y funerales,

    de fríos aires,y de todo

    lo perdido o no encontrado,

    yo sabía,pero de cerrar los ojos

    para no deja escapar el aire,

    tú me lo enseniaste aquí,ahora,

    y ni siquiera te percataste.

    Besos fríos

    ResponderEliminar
  4. forjando universos
    tejiendo redes infinitas
    de ilusiones...

    Un beso*

    ResponderEliminar
  5. Sigo paseando entre tus versos, para deleite y goce de mi espíritu.

    Una gozada leerte.

    Desde El Bierzo.

    ResponderEliminar
  6. (deja la puerta entreabierta..
    sshhh.. prometo que no haré ruido.)

    ..Recogí los pétalos que cansados.. se fueron deshojando.. los puse delicadamente entre mis manos y los guardé en un bote para tí.

    En ese mismo frasco encerré aquel soplo de viento, (como el niño del anuncio, recuerdas?).. me despojé de las caricias y los abrazos que nunca pude darte y los puse junto a mi calor dentro del envase.

    El gorrión voló lejos al verme asustado, y en su desplegar de alas se desprendió una pluma que pegué con un beso y mis labios en el recipiente que habia preparado para ti.

    Mañana cuando te levantes, si tienes miedo de salir tras la puerta.. yo entraré despacio.. no te despertaré.. iré de puntillas hasta tu lado y dejaré el frasco cerrado junto a tu almohada.. para que cuando despiertes, puedas destapar mi regalo.. y te lleguen con el viento mis caricias y mis besos y las flores que no supieron marchitarse sin ti.

    Y en la pluma de aquel gorrión sentirás la libertad y el desasosiego, y las ansias de vida te harán correr tras el fuego del otoño que se incendiaba afuera sin ti.

    Te abrazo fuerte Noray.
    Tú lo llenas todo de colores.
    No prives al mundo de magia.

    Siempre estaré aqui.

    ResponderEliminar
  7. Ay Noray! que bello, que hermoso!!!, no podría citarte ninguna parte porque toda la poesía es impecable.
    Abrazo grande!

    ResponderEliminar
  8. Veo que tras esa puerta... no se hacen pelusas.
    Un abrazo Noray.

    ResponderEliminar
  9. Tras la puerta de este blog están tus versos, un placer siempre leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. A todas y a todos

    Infinitas gracias
    por navegar conmigo
    a la deriva,
    soñando,
    con los ojos cerrados...
    para no dejar escapar el aire.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.