“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 1 de octubre de 2008

En medio de la penumbra

A la penombra, 1900-1906 - RICARDO URGELL

Está muriendo la tarde
y yo cansado de esta mustia vida
vuelvo a mi rincón solitario
donde el amor y el silencio
se tornan en grises nubes
entre el vaho de mis pensamientos,
sordo de tanto escuchar
el carrusel de mi cerebro,
agonizante ya en la melancolía,
mis manos se convierten
en difusas brumas,
mis pies en huellas de sangre,
mis labios en polvo,
mis ojos en cauces huecos,
y yo, mientras muere la tarde
y nace la noche eterna,
sólo en una leve sombra,
en medio de la penumbra,

sin sombra negra.

11 comentarios:

  1. Cuando muere la tarde nos gana la melancolía, nos asaltan ciertos pensamientos propiciados por la incipiente penumbra, entonces los versos fluyen acariciando el alma.

    ResponderEliminar
  2. Has elegido la hora

    para recoger los sueños

    esa donde crece la fatalidad

    y donde mueren los pájaros

    y se erizan los pétalos de las

    magnolias,y se enfrían los huesos

    de los que la muerte quiere

    recoger,has elegido si,

    y así mismo te brotan poemas

    que surgen de algún anatema

    pero gloriosos tiernos cálidos..


    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. lo que da de sí el corazón, el alma, el otoño y sus tardes

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Y muriéndose o no nos regalas una vez más otra de tus dulces maravillas arropadas en música celestial... Un abrazo1

    ResponderEliminar
  5. y ¿dónde quedó la sonrisa?
    ¿quizás el cielo estaba demasiado encapotado para verla?

    ResponderEliminar
  6. mis ojos en cauces huecos,

    Bellos saludos un abrazo

    ResponderEliminar
  7. A las 3,
    cada dia,
    tu reloj se detiene.
    Tu mano se cansa,se agota de vivir..
    y comienza este derroche de letras.

    A las 3,
    no se qué tienen tus dias,
    si el silencio te aprisiona
    y tu pecho es una bomba que explota y agoniza..

    A las 3 congelas los segundos que nos atan y nos regalas en silencio un nuevo atardecer.

    A las 3..
    tus labios son suspiros que se rompen en sílabas y garabatos,
    tus ojos encuadran retales de sueños que aún no han llegado.

    A las 3,
    mientras tú estas ahi,
    yo te espero.. y alargo cada dia las tardes estirando el sol que te abrasa por dentro.. esperando a que llegue la noche.. para poder romperme en este abrazo.

    Te abrazo fuerte Noray.
    Gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  8. Ese momento exacto del ocaso es tan melancólico. Es un momento mágico, también.Generador de muchas emociones que, en el mejor de los casos, convertimos en versos tan bellos como los tuyos.
    Un beso muy grande y un bello otoño.

    ResponderEliminar
  9. En el sillón se ve la luz de la nostalgia.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Cuando nos sentimos en medio de la penumbra, necesitamos algo que nos devuelva a la luz, que nos muestre el camino de huida.
    Sin embargo, es es esos momentos cuando la inspiración de las almas sensibles fluye con más fuerza.
    Tú me ayudas a escapar, sobre todo de la monotonía.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  11. A todas ya todos

    Lo que sí sé
    es que todos
    y cada uno de ustedes
    irradian tanta luz
    que la penumbra
    se ilumina.

    Gracias por seguir con la luz.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.