“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

miércoles, 27 de agosto de 2008

Tal vez una quimera

Los Prodigios II, 1989 - JOSÉ MANUEL BROTO

La vida
es como una gran rosa,
es un pétalo que se deshoja
y no vuelve más.

La muerte
es la alquimia necesaria
para disfrutar a cada instante
del resto de la vida.

Vida y muerte,
sueño o realidad,
tal vez una quimera
o un falacia más.

7 comentarios:

  1. La vida es como una rosa
    con sus petalos y espinas
    que se acaba como las hojas
    cuando ya no queda más tinta

    La vida es como una rosa
    que brota tierna en capullo
    después en declive cuando madura
    transita el puente buscando arrullos.

    Mirando al otro lado
    más allá del lago de caronte
    en el reino del gran enigmático
    que tiene el secreto de perpetua lumbre.

    La vida es como una rosa
    que pronto se nos marchita
    te llenas de mariposas
    sin miedos donde le viento habita.


    Te espero como siempre
    Al otro lado del deseo

    ResponderEliminar
  2. pero es bello vivir... no?
    Besos Atlánticos

    Marnie

    ResponderEliminar
  3. la muerte como continuación de la vida y no la vida como antesala de la muerte.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  4. vivir la vida VIVO, esa es la historia...
    besos

    ResponderEliminar
  5. Nacer, vivir, morir.
    La vida entre dos paréntesis.
    Y fuera de esos paréntesis la nada, la ignorancia, el sueño o la quimera.
    Vivir y morir, como el nacer, tienen más de realidad que de falacia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Pero a pesar de la brevedad

    del Todo que significa

    tan corta vida,

    adoro las rosas,y también sus espinas!
    (más realidad que falacia)ybris lo dice!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  7. como el monstruo, la vida y la muerte están hechas de cosas que se complementan y que se contradicen al mismo tiempo, son un real que nosotros nos encargamos de llenar de falacias...y de sueños.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.