“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 1 de julio de 2008

Espanto del silencio


Rumor del viento, 1981 - ALBERT RÀFOLS CASAMADA


La cólera del viento
se incrusta en las grietas del dolor,
como un vergel de llantos
en el que cada lágrima es una ofrenda. 

Forjado en las derrotas
de la soledad y del olvido,
en mi corazón desnudo
fragua el espanto del silencio.

16 comentarios:

  1. Triste pero conmovedor. Te felicito. un saludo

    ResponderEliminar
  2. espantos de silencios

    con ofrendas de lágrima y verso

    ... silencio acariciado



    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Noray, te vengo a devolver la visita. Sólo he tenido tiempo de echar un vistazo. Todo tiene buena pinta... y el fondo. Un abrazo. JUAN DESDE LA PICUA.

    ResponderEliminar
  4. Lanobil

    Es cierto, es triste, pero lleva un aderezo de esperanza.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Camille

    En mi razón fragua
    el espanto del silencio,
    después, con mis buriles
    grabaré las palabras
    para colgarlas
    en los cuatro vientos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. J. Yanes

    Gracias por llegar haste este puerto y amarrar en mi noray. Será un placer que vuelvas a recalar por aquí.

    Saludos desde la redonda

    ResponderEliminar
  7. Silencios apreciados con tus bellos poemas,

    silencios de espanto que nos embriagan,

    silencios compartidos con la caricia de tus versos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. María

    En silencio,
    como siempre,
    te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  9. ¿Sientes mucha cólera en el viento, amigo?
    La verdad es que tendría motivos para quejarse.
    A mí también me espantan los silencios. A veces al leerte, me da la impresión de que ves dentro de mí.
    ¿Será que tenemos cosas en común?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. el viento a veces no tiene clemencia...

    un beso

    ResponderEliminar
  11. Curiosas diferencias entre mirar y ensamblarse.
    Entre la blancura del cuerpo o su sombra.
    Sobre todo cuando es su sombra la que vemos al mirarnos.
    Muy bello, amigo. Precioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Alatriste

    Eso nos suele pasar a todos, nos vemos reflejados en las palabras y en los silencios de los demás.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hawwah

    El viento, a veces,
    no tiene clemencia,
    es necesario que barra
    con ira y fuerza
    todas las grietas
    del alma.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Ybris

    Aunque no es de este poema (es de Tu sombra), es un excelente comentario.

    Es cierto, nos debatimos entre el mirar desde fuera y el andentrarnos, entre la luz y la sombra, sobre todo cuando nuestra sombra proyectada se mezcla con las demás sombras del camino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. A veces, el espanto del silencio es mejor que el olvido ajado.
    el silencio, que no la contención, a veces es necesario... Entonces, una vez vencido podemos hacer de él y de las lágrimas flores, verso y lo que nos propongamos.


    siempre hablo en serio.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Sasian

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, pero el silencio del que yo hablo es el impuesto, el silencio forzado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.