“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 12 de julio de 2008

El tiempo

La suma de los tiempos, 2007 - ALBERTO CORAZÓN

¡Qué desesperante
es ser en el tiempo
un instante,
sólo una estela
sombreada
en esta hondonada
nuestra!

¡Qué desesperante
es esperar la hora
que se ahogue
en la memoria,
en la que nuestro ser
se desmorone
sin fronteras!

9 comentarios:

  1. desesperante la espera que lleva a fundirnos con el abrazo primigenio que un día perdimos...

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Desesperante espera de la realidad
    deseando el fluír de una brillante estela de inmensidad.
    Solo por el deseo de la eternidad alcanzar.

    Te espero siempre
    Al otro lado del deseo

    ResponderEliminar
  3. la vida es esa constante

    desesperación,que a veces

    no es sino el motor

    de nuestro pobre corazón...

    Tu desesperante tiempo

    que te inspira,es la luz

    de muchos de nuestros días,

    vive,siente desespera

    y deja que a tu fuente venga

    llena de sed,a saciarme con tu poesía!



    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  4. si, realmente creo que es deseperante...pero alguna luz nos refleja siempre algo bello, como esta poesía
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Camille

    Desesperante es
    esta eterna espera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Al otro lado del deseo

    Desesperante es
    esperar la eternidad,
    cuando sabemos
    que esta se no escapa
    entre nuestros dedos.

    Un abrazo desde este lado

    ResponderEliminar
  7. Mía

    Deseperante espera,
    mientras espero desespero,
    y me gustaría esperar,
    como Santa Teresa,
    "vivo sin vivir en mi
    y tan alta vida espero
    que muero porque no muero"

    un beso

    ResponderEliminar
  8. Claudia

    Aunque es desesperante,
    como el ser y la nada,
    como la nausea,
    es cierto,
    siempre entra luz
    por una rendija
    de nuestra alma.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Desesperante saber que a pesar de nuestro deseo, el futuro no va a ser distinto que lo que es.
    Desesperante es querer ser amado por alguien que jamás lo hará
    desesperante es aferrarse a un sueño que no será real

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.