“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 9 de junio de 2008

Sin mesura


Oriental Poppies - 1928 - GEORGIA O'KEEFFE



Era el tiempo en que las flores
tejían semillas de corales
en las cicatrices de tus muslos
entregados a mi lujuria.
Deseaba libar los pétalos
ensartados en tu cintura

con mis músculos enterrados
en la sima de tus entrañas.

Ardían océanos de amapolas
en la 
voz trémula de tus  arterias,
como la incandescente lava
en los cráteres vírgenes de mi memoria.
El placer estallaba sin mesura
en tus rocas encendidas
y la razón segada de melancolía,
disipaba las nieblas del alma.
Era el tiempo en que el lecho
se tornó en cruel huracán,
y el humo se convirtió en el verdugo
de las hojas de mi boca.

12 comentarios:

  1. creas la nostalgia de ese huracán desmesurado, viento tus palabras agitando las almas y dejando en ellas bellas cicatrices

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. el óxido de las cicatrices

    tiñe la memoria del fértil útero,

    otrora volcanes los muslos

    entregados a tu lujuria

    Incandescente lava

    los océanos de amapola devoraba,

    Y tu memoria...oh ella

    rescatando estrellas

    de la dolida galaxia

    donde estallaron

    placeres de tu honda razón

    esencias,melancolías,

    salva tu alma de la niebla

    y la ineludible agonía!

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Felicidades, este poema es uno de los más bonitos que te he leído.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Amor siempre desmedido.
    Si no no sería amor.
    Y nunca libaría pétalos
    ensartados en collares
    de frágiles cinturas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. el único verdugo del que no queremos separarnos. Aquel que consigue que nos sintamos amos y seamos huracán, volcán, arrullo, lujuria...

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Añoras el volván, el viento huracanado, cuando yo creo que sigue estando dentro de ti.
    Describes el amor físico con la seguridad del que ya ha recorrido ese camino en infinidad de ocasiones.
    Tus recuerdos hablan por ti y los que te seguimos, tenemos el privilegio de poder escuchar su voz.
    Me ha gustado muchísimo este poema. Quizás sea de los más bonitos que haya visto en tu blog.
    Eres grande, Noray!!!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Camille

    Era el tiempo
    en el que el amor
    siempre dejaba cicatrices.

    Era el tiempo
    en el que el cuerpo
    siempre vencía al alma.

    ResponderEliminar
  8. Mía

    Ahora es tiempo
    de la razón,
    de asir una estrella
    y prenderla en el pecho.

    Ahora es el tiempo
    en que el alma
    siempre vence al cuerpo.

    ResponderEliminar
  9. Torosalvaje

    Muchas gracias, aunque yo creo que hay algún otro que es mejor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ybris

    Era el tiempo
    de un amor desmedido.

    Ahora es el tiempo
    de un amor más medido.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Sasian

    A veces, llega a ser un verdugo implacable.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Alatriste

    Siempre somos volcanes,
    siempre somos huracanes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.