“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 7 de junio de 2008

Promesas de azúcar

Galatea de las Esferas, 1952 – DALÍ
Me prometes un mañana
sin soledad
sin desencanto.

Me prometes tanto
que me temo
que sólo sean
promesas de azúcar
para un mañana
ya caduco.

18 comentarios:

  1. Aveces lo bueno da temor... pero hay que jugarse, atreverse...
    mil besos

    ResponderEliminar
  2. Promesas de azúcar

    para futuro de miel.

    puede parecer caduco

    ese dulce futuro

    pero si no piensas en ayer

    si acoges la dulzura

    con inconsciencia fiel,

    puede que vivas el maravilloso

    ensueño peligroso, de ser

    lo que siempre has querido ser

    FELIZ

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Promesas que se disuelven el en tiempo como el azúcar en el mar. No obstante por qué no creerlo hasta que se demuestre lo contrario, por qué no vivirlo hasta que muera. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Lo malo de las promesas es eso precisamente. No sabemos si se van a cumplir o no.
    Espero que las tuyas se cumplan, amigo Noray, pues no mereces que el desencanto te ronde.
    Un abrazo, viajero.

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces prometemos cosas que después no vamos a poder cumplir, y todo se queda en agua de borrajas...
    Un beso secreto

    ResponderEliminar
  6. Querido Noray:
    Dejo mi huella en estos versos en los que te enfrentas a esas promesas que son dulces al oído y amargas al corazón. Un abrazo:
    Tadeo

    ResponderEliminar
  7. Enredada

    El problema es que, en muchas ocasiones, el amor se diluye como un azucarillo antes de que rompa el futuro.

    Un beso, como mil tuyos.

    ResponderEliminar
  8. Mía

    Gracias infinitas. Todos anhelamos la felicidad, aunque ésta tenga algunas veces pinceladas negras.
    Después de todo, no existe la felicidad perfecta.

    Un beso feliz.

    ResponderEliminar
  9. Jose

    Exacto, es como el azúcar que se disuelve en el mar salado. Lo mejor es vivir el instante, sólo así se siente la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Alatriste

    Las promesas, la mayoría de las veces, se las lleva el viento. Pero, es verdad, que otro viento siempre las retornan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El secreto del mundo

    Cierto, tienes mucha razón en lo que has escrito. A veces prometemos tanto que, antes de comenzar, ya está olvidado.

    Un beso sin secreto, para que todo el mundo se entere.

    ResponderEliminar
  12. Tadeo

    Gracias por dejar tu estela en las aguas de mi océano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. un desayuno con azúcar quizá sea menos amargo... y menos caduco

    dulce promesa

    ... más dulce envuelta en tus palabras

    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Camille

    Gracias.

    A veces, el mañana no llega. Es mejor vivir sólo el presente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ...el mñn da miedo pero ¿por qué desconfíar?

    besos también de azúcar

    ResponderEliminar
  16. buuuuuuuuuuuuf!
    promesas del corazón!

    promesas que si no se cumplen, duelen, destrozan y marchitan.

    PRECIOSO blog!
    increible descubrimiento por mi parte.

    ResponderEliminar
  17. Hawwah

    Gracias por tus dulce besos. Es cierto, si no se arriesga jamás se podrá saber si las promesas eran dulces, o sólo un azucarillo que se disuelve en el agua.

    Un beso, al natural, sin azúcar.

    ResponderEliminar
  18. Deseo
    Gracias por varar en mi noray. Es un placer tenerte por aquí.

    Tienes razón, si las promesas no se hacen tangibles, si no se hacen realidad, entonces todo habrá sido un fracaso.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.