“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

viernes, 25 de abril de 2008

Rompientes

Rompientes, 1860 - CARLOS DE HAES
Sentado en mi atalaya te contemplo de nuevo.
Mis ojos anegados de espuma
claman por ser la luna besando tus rompientes.
Detrás del malecón escucho entre rumores
el parto de las olas sobre el azul infinito.
Cada frenético embate del mar
fermenta en las bocas de dos cañones
que dibujan sombras en la leve brisa.

No, todas las olas no son iguales,
sus cuerpos azules son tan intensos
que todo el color del mar
parece muerto.
Sí, estas olas son otras,
son cientos, miles, millones,
pero cada una 
es un océano.

8 comentarios:

  1. ninguna ola es igual a otra

    esta afirmación por sí sola enarbola la bandera de un universo

    azul cada gota de tus palabras


    un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por amarrar en mi noray. Es un honor para mi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Todo el mar en tu tinta.
    Lindo fin de semana.


    MaLena.

    ResponderEliminar
  4. cada ola un océano...qué cierto...me encantó este poema marítimo

    besos

    ResponderEliminar
  5. Malena:

    Bella expresión: "todo el mar en tu tinta".

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Cada ola renueva la vida.


    Un beso *

    ResponderEliminar
  7. cómo he tardado tanto

    para llegar a ti!

    anclada he quedado

    en tu puerto,contemplando

    la atalaya de donde escapa

    tu mirada sabia...

    allí estoy,y tú,?me ves?

    besos

    ResponderEliminar
  8. Mia

    Gracias por amarrar en mi noray. Espero que vuelvas después de otra singladura.

    Otro para ti.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.