“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 28 de enero de 2008

Atardecer de invierno

Frau im Wind am Meer, 1907 - FRANZ MARC

Desde el atardecer
de este azul invierno,
con el sonido
de mil silencios rotos
y el viento soplando
en mi rutinaria sombra.

Cuando los recuerdos

brotan en el interior
y la distancia

se detiene en la memoria.

Entre olores de hojarascas

de desiertas alamedas
y sordos estruendos

de dormidas campanas.

Solo con el sueño,
solo con mi retina,
solo con mi soledad,
solo con mi ausencia.


Solo,
solo, solo,
muerto
en las pupilas
de tu alma.

10 comentarios:

  1. y así me dejas..
    sola, sola, sola..
    muriendo en las pupilas de tu alma.

    recorreré estos desiertos de principio a fin, leeré cada una de tus palabras.. recogeré cada grano de arena y haré una playa para ti llena de olas y caracolas para que el agua que sacie tu sed no sea tan sólo un espejismo que bebas a diario.

    gracias.. por abarcar tanto..

    te abrazo fuerte, serás mi noray.

    sshhh..

    ResponderEliminar
  2. Tu primera entrada,
    con las letras azules.
    Azul, es tu color preferido.
    (las estrellas.. son azules,
    recuerdas?)
    Tú me lo enseñaste.

    Creo que te recordaré toda la vida,
    pase lo que pase,
    siempre.

    Te abrazo con el alma y los latidos
    que escapan con miedo de mi corazón.

    ResponderEliminar
  3. Vuelvo al principio de todo..
    cada vez que me pierdo..
    recojo la cuerda que cruza el océano
    desde mi ventana hasta tu puerto,
    y anudo con fuerza esta soga a tu noray.

    Mujer al viento.
    Ella es la soledad, bailando con el frío inerte del silencio eterno que te envuelve..
    Las hojas secas con su tierno chasquido bajo la piel de las entrañas.

    Hoy has publicado una entrada que dice 'no soy nada'.
    He vuelto a este punto para decirte, que siempre supe.. desde el principio, que tú serías todo.

    Gracias por la utopía.

    Un beso my Maestro.

    ResponderEliminar
  4. He entrado en tu blog de puntillas sin hacer ruido en lo que se supone que es el principio del final o el final del principio de tu página, además lo hago sin tu permiso, para convertirme en cómplice de tus sueños, de tus imágenes de tus palabras, de tu sensibilidad...Estaba la puerta abierta, pensarás que soy un atrevido, quizás debería haber una aldaba para llamar o solicitar previamente tu venia...Ahora ya estoy dentro y respiro tu aire...No es la primera vez que entro en tu página. Pero así furtivamente...nunca. He tenido la suerte de encontrar este rincón de poesía y más, porque lo que acabo de leer merece lo mejor... Además tengo el privilegio de ser de los primeros que lee este post en tu blog...La gente en general suele quedarse en la superficie...Para conocer a alguien hay que remontarse a sus principios, cuando la sinceridad lo inunda todo...Magnífica tu poesía desde Zuhaitz-Ondoan un abrazo de azpeitia

    ResponderEliminar
  5. Vuelvo siempre al inicio,
    a este azul de tus letras
    que me embriaga y me hipnotiza.
    Vuelvo a estos días
    cuando aún no eras parte de mi mundo,
    y siento.. y comprendo..
    por qué me sentía por entonces tan vacía.

    No estabas, no te había encontrado aún.

    Ahora sin embargo,
    camino a tu lado,
    te cojo la mano para no sentirme perdida
    y vamos juntos a ese encuentro secreto
    que compartimos en silencio
    en el alba de cada mañana.

    ResponderEliminar
  6. Y vuelvo de nuevo,
    una y otra vez a tu espalda..
    a la curva de tus manos
    donde anidan mis palabras..
    vuelvo al trazo de tus versos,
    al lecho en el que duermo
    cuando el verano se hace invierno
    y el cielo se encapota de estorninos
    que te roban el azul..

    azul.. de tus días y tus noches,
    de tu mar, de tu sonrisa..

    el mismo azul que me trae y me lleva
    una y otra vez a ti.

    ResponderEliminar
  7. y una vez más,
    me quedo sola,
    sola,
    sola..
    muerta en las pupilas de tu alma.

    ResponderEliminar
  8. ¡Vaya, que hermosura…! no había llegado aquí tan lejos, a tu principio, a ese invierno “azul” de tus recuerdos.
    Me reitero en lo que te escribí hace unos minutos, no dejes de escribir tus sueños y pensamientos… nunca, nunca, nunca…
    Tú que tienes esa magia y el don de los azules entre las manos, no puedes dejar de hacerlo, noray de viento…
    Cuídese usted mucho, poeta.
    ¡Feliz verano y hasta septiembre!

    ResponderEliminar
  9. Cuando encuentro un blog que vale la pena,
    un poeta/una poeta que me llegan al alma,
    siempre, siempre, siembre voy a leer su comienzo.

    Llegué, leí y me quedé.
    Pero una sensación de extraña intromisión me hizo irme de puntillas.

    Hoy vuelvo, sólo para decir que aquí estoy, desde el principio, aprendiendo del MAESTRO.
    No dejes de ser azul, mi océano, ni amarre.

    No nos dejes nunca sin tus versos.

    ResponderEliminar
  10. Es bonito estar aquí,
    'Sola con el sueño,
    sola con mi retina,
    sola con mi soledad,
    sola con mi ausencia.'

    Siempre necesito volver,..
    es esa misma sensación,.. sabes,..
    cuando hay resaca y el mar te arrastra dentro,..
    intentas nadar, intentas salir,
    pero no puedes volver.

    Esta vez no sé si quiero regresar a la orilla
    o prefiero que me trague esta marea de versos,.. quizá sea mejor así, morir en la vorágine,.. en este huracán de sentimientos,..

    Nadie recordará si fui verso,..
    nadie lo sabrá si soy silencio.

    Gracias por las huellas cuando no había camino.
    Gracias por la botella lanzada al mar con un poema y con un beso.
    Gracias por este salvavidas, por haberme hecho gigante, por las alas, por creer en este sueño.

    Siempre te recordaré.

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.