“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

martes, 25 de octubre de 2011

Cuestión de tiempo


L'Homme blessé (detalle), 1844/54 - GUSTAVE COURBET


Sigue brotando sangre
y va cayendo gota a gota
por el cuerpo.

Mis labios derraman silencios,
como si fueran cuentas de palabras
muertas en collares de fríos besos.

Vuela mi sombra
en el umbral del olvido,
se esfuma la memoria entre los espejos.

Ya no hay infierno ni gloria
que cicatrice la herida.
Sólo es cuestión de tiempo.

4 comentarios:

  1. heridas que son vida y presente constante
    y aún así pintamos versos en esperanza
    como cicatriz

    tiempo y espera
    prisión de arcilla
    que juega con la memoria eterna

    besitos

    ResponderEliminar
  2. "Ya no hay infierno
    ni gloria...".
    José Alberto. Vivimos al albur de lo urgente, sin vocación futura, sin paraísos que consuelen y sin fuego que espante.
    El ser humano creció, pero tantea en los misterios en los momentos cruciales.
    ¡Qué minúsculos somos y, al compás, cuánta grandeza en nuestra condición mortal!

    Encantada de conocerte, poeta.
    También con tu permiso, por aquí me quedaré, amarrada a tu puerto de palabras.

    ResponderEliminar
  3. Bello poema José Alberto, me gusta mucho. Ciertamente a veces no hay ni infierno ni gloria...

    ResponderEliminar
  4. Se dice que el tiempo cura todas las heridas... pero será verdaderamente cierto?
    A veces lo dudo... hay recuerdos que se aferran tanto a nuestra vida que son heridas sangrantes eternas...
    Hoy me levanté pesimista parece... o quizás simplemente realista basándome y mis propias experiencias!!!
    Besos a tu alma mi querido Noray!!!

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.