“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

sábado, 2 de octubre de 2010

Cuerpos rotos

Cuerpo roto, 2003 - MARTA CELLA

Huyó la luna en el último anochecer
y nos dejó enterrados en la luz
de nuestras propias sombras,
como dos luciérnagas que a ciegas
se despedazan sobre los pétalos
de la última flor que crece en el Edén.

El silencio hace pasto entre mis labios
y un fuego helado me recorre la piel,
dejando simientes de palabras
que jamás germinarán entre la maleza
porque no será posible más fotosíntesis
de este lenguaje inmaduro.

Somos cuerpos rotos a la deriva
en un lento río de hojas muertas,
que sorteando el trino de los pájaros,
discurre hacia la sima de un equinoccio
donde sólo habitan la soledad y el olvido,
aunque creamos que somos primavera.

15 comentarios:

  1. todo el poema es magnífico
    Felicitaciones,mucha fuerza, desgarro y sentir exquisitamente plasmado
    sus imagenes son potentes y diáfanas

    pero estos versos me marcan "el climax"
    que expresa muy bien el ánimo del hablante y su existencialismo

    Somos cuerpos rotos a la deriva
    en un lento río de hojas muertas


    besos y gracias por compartir tu creación

    ResponderEliminar
  2. Ufff...el primer impacto ha sido ver la obra de Marta Cella, que usé para ilustrar mi poema Un puzzle imposible y todo ha vuelto en un momento.

    El segundo, ha sido leerte y, como siempre, quedar estremecida.

    Qué bien escribes, mi queridísimo Noray.

    Besos enormes.

    P.S. Qué buena elección!!! Mayde se lo merece sobradamente!!!

    ResponderEliminar
  3. Me dejas en silencio...pensando... en esas luciérnagas y en todo lo demás.
    Genial, como todo lo que escribes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me quito el sombrero ante este grandísimo poema!!!! Ms felicitaciones Noray. He leído desde el primer verso al último con el aliento contenido en mis pulmones. Sentía cada letra llena de poesía. Tanto que se siente la vida, la cruel dureza la vida en medio de unos pétalos que suavizan tanta crudeza. No se pueden describir mejor esas sombras en las que nos convertimos.
    Un verdadero deleite leerte.

    ResponderEliminar
  5. Desolador y subyugante. Otoño que destila por las grietas del alma decantándose en invierno de desilusión y pétreo olvido. Estremece de ayeres idos...Gracias también, Noray, por tu visita y tu hermoso comentario en mi página. Fuerte abrazo para ti y mi admiración.

    ResponderEliminar
  6. Querido Noray, la última estrofa es impactante, caer en esa sima de soledad y de olvido, pone los pelos de punta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. He disfrutado, he disfrutado.

    Gracias y un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Un poema gótico y delicado, con toques británicos por la profundidad de los sentidos, por la muerte, por la ruptura, porque arrastra lo que queda de vida para llevarlo al olvido más inmortal.

    Te felicito querido amigo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay amigo, cuanta belleza en estos versos tristes!
    Que extraño el otoño, que andamos todos de tristezas y de versos rotos y cuerpos vacíos...
    Yo cuando era pequeña y estaba triste, pensaba en algo muy, muy triste, más todavía de la causa originaria de mi primera tristeza, para que así se me desbordara de golpe toda la tristeza y me naciera la alegría. Ahora que me hecho ya mayor; recito a Lorca, para que así se me desborden los versos y la tristeza con ellos y con los míos. Y no sé, luego es como si pudiese nacer lo bueno otra vez y la magia de vivirse alegre y entonces pienso que sí, que somos primavera, o luces perdidas buscando el cielo, o auroras boreales…

    Besos y feliz tarde, Noray

    ResponderEliminar
  10. excelente elección musical Desert Rose
    cuánto simbolismo !!

    besos y buena semana

    ResponderEliminar
  11. Ante comentarios de gente tan inteligente, tan culta... yo solo puedo decirte que mientras un pequeño rayito de luz te alcance... aunque sea para iluminar por momentos esas sombras... siempre serás Primavera!!!
    Mil besos poeta!!!

    ResponderEliminar
  12. No sólo lo creo,
    sino que lo somos.

    Siempre será primavera a tu lado.

    Te abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Yo también había elegido los dos versos que te reproduce Elisa, pero como son todos los que forman este melancólico y bello pòema dignos de ello, así lo dejo.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Subastar el tiento en los equinoccios y ver cómo huye la luna de nosotros.
    Es trágico el destino que duerme en este poema, tan dormido, tan sumido en sí, tan triste.

    Un beso.
    Laura

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.