“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

lunes, 3 de noviembre de 2008

Aquellas sombras vienen y van

El Murmullo de las Sombras, 2005 - JOSÉ VIERA


Un estrépito de luz fría
se clava en mi retina,
y de mi rostro quemado
brota un río de lágrimas de ceniza
que se disuelve entre las sombras
de los dorados castaños.

Avanza la tarde
y acaricia
con la yema de los dedos
la oscuridad de la noche,
y revolotea una palabra
en el fresco aire nocturno,
y se mezcla con el carmín de tu silencio
haciendo temblar mi memoria.

Tus manos arrullan a la luna
con una cascada de abrazos
que se enroscan en mi espalda,
y un pétalo deshojado cuelga de tus labios
para fecundar la raíz madura de mi cuerpo
en la ardiente oscuridad de tu mirada
dormida bajo mis párpados.

Aquellas sombras
vienen y van
y se clavan como agujas
en las violetas de mi alma.

11 comentarios:

  1. Y se clavan en mi alma como esas violetas, que eternas en versos tuyos noray suena siempre como una caricia de desborda la imagen de la ternura...

    Precioso noray saludos fraternos...

    ResponderEliminar
  2. El ayer ya es historia, hoy es el ayer si no se sabe pasar página y el futuro lo estamos construyendo con un hoy equivocado y así puede quedar y no es lo más sabio.

    Hay que echar el cierre a los recuerdos... el que vive de ellos vive en el pasado.

    Y puede estar pasando delante de algo muy preciado y no ser capaz de destinguirlo por vivir en el pasado.

    Cuando leo el post eso es lo que me haces sentir y pensar... ¿por que sera? tal vez es tan real que es muy creíble...

    ¿Tal vez el se sabe aflorar mejor, porque duele más que las alegrías?

    Un abrazo acompañado de un suave beso.

    ResponderEliminar
  3. Vine a rendirte pleitesía, maestro; porque mis sombras sólo desaparecen a tu lado. No puedo abandonar esto, porque eso significaría dejar de ser cómplice de tus palabras, de tus versos. Me gusta mi papel de lector cuando amarro en tu Noray. Un abrazo enorme, compañero, amigo. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que estupenda sucesión de metáforas! Yo también quisiera poder llegar a ver esos dorados castaños de rubíes y esmeraldas.
    ¡Que hermoso poema, Noray!

    ResponderEliminar
  5. Toda tu poesía está escrita con el alma...duele esa luz fría al calvarse en la retina...

    ResponderEliminar
  6. Cómo me gustan tus metáforas!
    Llegan muy hondo, poeta.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  7. Carmín, rubí, esmeralda, violeta, azul, coral... Maravillosa mezcla de tonalidades en un poema hermoso, precioso, pleno de color y de sabor.

    Me encanta como escribes, Noray.

    Besos de colores,

    B.

    ResponderEliminar
  8. y así son las sombras de irreverentes, aparecen de la nada y se filtran en las venas...
    Hermoso poema, como siempre Noray.
    Un abrazo a tu alma.

    ResponderEliminar
  9. Ya hace días que pienso que si tus poemas estuvieran firmados por un poeta conocido se editarían sin parar.

    Eres un gran poeta. Buenísimo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Por estos versos maravillosos, por esa mùsica que nos acompaña al leerte y por tu cariñosa presencia es que te hemos otorgado un premio en nuestro blog.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  11. sombras...que se clavan, que se sujetan, que ya no se van.
    besos mi Noray

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.