“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 25 de septiembre de 2008

Hebras de luces

Energie, 2006 - DIANA KRASSELT

Penetra una explosión
de hebras de luces
por las cicatrices
de mi alma desnuda
y me produce un escalofrío
de espumas y olas ácidas
que hace reventar
miles de volcanes
en el fondo del océano
de mis silencios de acero.

Es un llanto marino,
colmado de salitre,
y de savia de corales
que derriba la espesura
de mis auroras boreales
en las vísperas del otoño
para licuar el ébano
del crepúsculo sagrado,
cubierto de tiernas hojas
y de raíces de marfil.

Sólo perdura el rumor,
en medio de las frías brumas
en este bosque de orquídeas
que renació de las brasas
y de las calcinadas cenizas
de la hoguera nocturna,
a modo de ritual de pasión
para hundirse en el sudor
de la carne trémula
en las astillas de un espejo.

14 comentarios:

  1. Adivino tus ojos acuáticos

    desde el tormento oceánico

    desde el remolino de sentimientos

    que te surgen del dolor

    y tan egoístamente gozo yo

    Gozo tu belleza y aplaudo

    tus musas sádicas y ando

    en puntillas en tus mares

    para decirte que no le amarres!

    Quien escribiría después de ti?


    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Sólo se me ocurre una palabra: intensidad.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  3. frio..
    siento frio..
    me duelen esas astillas,
    me hacen daño tus heridas,
    me entristece tu dolor.

    me acerco a tu cara y beso tus mejillas..

    (sshhh..) me llevo tu salitre y bebo de esa espuma que agita tus volcanes.. para apartar de ti la espesa niebla que esconde tus ojos.. para dejar en tus labios un suspiro de mar y poesía.

    remuevo la tierra con mis manos y araño con mis dedos las raíces muertas que yacen bajo el barro..
    plantaremos flores cada día para llenar tu jardín de colores y alegría.

    sabes.. tú eres esa hebra de luz que resquebraja el cielo en la tormenta.

    hoy.. está lloviendo.
    quizá te encuentre si miro hacia el cielo.

    no te apagues nunca,
    quiero ser una cuerda para vivir amarrada en tu noray.

    ResponderEliminar
  4. Poemas de Noray que son de luces, de profundidad, de inmensidad.

    Poemas de Noray de lluvia, de sol, de hebras.

    Poemas de Noray de lazo, de raíces, de tormentas.

    Poemas de Noray, grandes poemas, los de Noray.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. El murmullo del mar, siempre presente en tus versos, el dolor del amor y del recuerdo bellamente plasmado.

    Un saludico.

    ResponderEliminar
  6. no todo esta perdido si hay orquideas que nacen en medio de tanta desolación!
    Un gusto leerte poeta...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La única verdad del mar es la tormenta. La calma es una tregua donde se lame las heridas.
    Como el amor, poeta
    Abrazo y vino
    REL

    ResponderEliminar
  8. No es mal consuelo la luz, aunque sea en hebras, atravesando cicatrices.
    O aunque sea llanto o rumor de brumas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Se estremecen las cortinas, la brisa toma el cuarto, penetra hondo en mis entrañas, laten profundo las melodias amotinadas en mis venas.
    Muy lindo, muy lindo!Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  10. Buenas, parece que llega el Otoño y anda todo el mundo trstón y alicaido.

    Me sigue gustando leerte, pero da esa sensación de tristeza.

    Espero que sea solo sensación mía o al menos temporal.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Las hebras de luces son tus palabras, que terminan con tanta oscuridad como nos rodea.
    Leerte es un ejercicio de buen gusto y visitarte, un placer para mí.
    Sigo poniéndome al día con tu blog, pues jamás dejaré de emprender el camino hacia tu Noray.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. pero al menos adivino esas hebras de luces que siempre me sacarán del letargo y de la hoguera que el crepúsculo infame me impone.

    Saludos conversos.

    ResponderEliminar
  13. A todas y a todos

    Siempre entra al menos
    una hebra de luz
    por las rendijas
    de la vida.

    En este caso son muchas hebras de luz las que me infunden vida: todos y cada uno de los que gastan su maravilloso tiempo en leerme.

    Un abrazo de luz

    ResponderEliminar
  14. que reviente el volcán de tu silencio, y que el llanto marino se convierta en la explosión de hebras de luz que haga renacer el bosque de orquídeas...que te devuelva esa belleza tan amable que imagino.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.