“Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.”


JORGE LUIS BORGES

jueves, 3 de abril de 2008

Versos de fuego

Máquina de coser, 1933 - ÓSCAR DOMÍNGUEZ

El sol está coagulado, yace muerto 
con un sudario frígido de metal,
sobre los pechos de la ardiente luna.
Ya no dará más luz
en este abril de primavera,
ni lamerá el semblante de esta tibia azucena
que se alza entre los cipreses del solitario jardín.

Mis versos de fuego son anegados
por riadas de arcilla,
que fluyen en el lecho 
de la oscura noche

y se deslizan como un abanico de sueños,
en esta marea 
perpetua
que abraza el horizonte de mi isla.

Y en el barro emerge una palabra,
tal vez un silencio, un tenue ademán,
quizás la sombra de mi último beso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inexorablemente, dos somos infinitamente más que uno.